Carolina Marín pasa por el quirófano
CLÍNICA CEMTRO


La jugadora española de bádminton Carolina Martín pasó este martes por el quirófano por la rotura de ligamento cruzado de la rodilla derecha y recibió la buena noticia de que no tener «afectada» ninguna otra zona de la articulación, aunque su presencia en el Mundial del mes de agosto es dudosa y sólo acudirá «sana y al cien por cien para ganar».

La onubense, actual campeona olímpica, mundial y de Europa, fue operada en la Clínica CEMTRO de Madrid por los doctores Pedro Guillén y Tomás Fernández Jaén de la rotura que se produjo el pasado domingo cuando disputaba la final del torneo de Indonesia.

«Ya me han operado y ha salido todo muy bien. Sólo era el ligamento cruzado y ya estoy en recuperación. Agradeceros a todos los mensajes que me mandáis día a día y vamos a por todas. Pronto volveré», señaló Marín a través de sus redes sociales.

El doctor Guillén apuntó ante los medios que la rotura de la triple campeona del mundo era «aislada» y que «no tenía afectado ningún menisco ni ningún fragmento de cartílago». «Y eso es muy importante porque beneficia al pronóstico mucho e incluso puedes hacerlo todo mucho más rápido», recordó ante los medios.

El galeno indicó que, «lo normal», es que Marín esté «muy bien en siete meses», aunque se refirió al punto de vista médico con «una movilidad normal», y no al competitivo. «Estos deportistas están tan acostumbrados a competir que ya desde el quinto o sexto mes pueden estar ya participando en esa gran preparación», aclaró. «A ver si acortamos algo estos siete meses, pero no tengo ninguna duda de que va a hacer lo que hacía antes», añadió.

De todos modos, el Campeonato del Mundo de Basilea, programado del 16 al 25 de agosto, parece un objetivo lejano ahora para la andaluza. «Todo ha ido bastante bien y lo único que tenía afectado era el cruzado, son buenas noticias. Ahora hay que pensar en tener paciencia, en la recuperación y en que Carolina vuelva a estar sana», advirtió Fernando Rivas, técnico de la española.

Para este, «es demasiado pronto para hablar de plazos» y únicamente pidió que «no haya complicaciones». «Nunca se sabe, pero ahora mismo es demasiado precipitado», apuntó sobre la presencia en el Mundial. «Me extrañaría que estuviésemos listos, y eso quiere decir sana y al cien por cien para ganar», recalcó.

«Queremos que cuando pueda competir pueda hacerlo con las máximas garantías. Sabemos ya que vamos a tener que pelear por ser cabezas de serie en los Juegos de Tokio en un periodo más corto que el resto de adversarios», prosiguió Rivas, que subrayó que la próximo cita olímpica «no» corre peligro. «Y el Mundial ya veremos. Si no se consigue no será porque no hemos trabajado», aseveró, dejando claro que «la rodilla nunca va a ser una excusa».

El entrenador de Carolina Marín dijo que su pupila estaba «bien y contenta». «Sabe que está en buenas manos y se siente segura y arropada. Se lo ha tomado con mucha filosofía, ha dicho ‘Nos ha venido así y no hay que estar lamentándose'», detalló.

«LE HE DICHO QUE NO SE PREOCUPE, QUE SE VA A HARTAR DE ENTRENAR»

Rivas recordó que hasta ahora, a nivel físico, sólo habían tenido «un susto en 2015 con una rotura de metatarsiano por estrés». «Esa lesión nos ha enseñado a que no tiene que cambiar el objetivo, que hay que seguir trabajando con positividad y lo que la lesión nos permita hacer. Ya le he dicho que no se preocupe, que se va a hartar de entrenar. Todo el equipo está ya pensando en como van a ser los siguientes meses para que esté lista», admitió.

El técnico resaltó que la rodilla es «sumamente importante» en el bádminton por el tipo de juego que se practica, pero reiteró que «lo principal es recuperar la rodilla». «Estoy convencido de que se va a quedar perfecta. Cuando esté lista para competir al cien por cien volverá, no vamos a usar la lesión para decir que no hemos llegado. Vamos con honestidad y si la salud lo permite el objetivo es el mismo, Tokyo 2020», sentenció.

También estuvo en la operación Diego Chapinal, fisioterapeuta de la jugadora española, a la que tienen que estar «arropando más de lo normal». «Va a cambiar la dinámica de trabajo y la pista por la camilla, aunque no creo que demasiado porque Fernando no nos dejará», consideró. «El trabajo lo confeccionaremos con Fernando y con Guillermo (Sánchez), su preparador físico, para intentar hacer lo máximo posible dentro de las posibilidades que tenga Carolina», afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.