derrumbe de una presa en Brasil
DPA


El balance de víctimas mortales a causa del derrumbe de una presa minera en la localidad brasileña de Brumadinho, en Minas Gerais, ha aumentado a 84, según han confirmado este martes las autoridades del país sudamericano.

Los Bomberos han subrayado que al menos 276 siguen desaparecidas, al tiempo que han agregado que un total de 41 víctimas mortales han sido ya identificadas por el Instituto Médico Legal (IML), según ha informado el diario local ‘O Globo’.

Durante la jornada, tres empleados de Vale SA y otros dos ingenieros que trabajaban en representación de la minera brasileña han sido arrestados este martes, según han informado fiscales de los estados de Minas Gerais y Sao Paulo.

En un comunicado publicado en Twitter, Vale ha señalado que está cooperando con las autoridades, que investigan el colapso de una presa que podría haber dejado más de 300 muertos.

La tragedia ha generado una ira generalizada en Brasil y nuevos cuestionamientos sobre el compromiso de Vale con la seguridad después de un incidente similar ocurrido hace tres años en un yacimiento del que era copropietario.

Entre los arrestados están dos de los gerentes de Vale en la mina Corrego do Feijao –donde se fracturó un dique de residuos el viernes pasado, arrasando la localidad de Brumadinho con desechos mineros–, según el texto judicial, al que ha tenido acceso Reuters. Otros dos ingenieros han sido arrestados en Sao Paulo, según fiscales de ese estado.

Las autoridades del estado de Minas Gerais han emitido un total de cinco órdenes de arresto y siete de allanamiento, por presunto asesinato, falsificación de documentos y delitos ambientales, según los documentos judiciales.

Más tarde, la Vale SA ha anunciado que cerrará hasta el 10 por ciento de su producción al desmantelar 19 presas como la que colapsó la semana pasada, según ha recogido la agencia de noticias Reuters.

El presidente ejecutivo de la empresa, Fabio Schvartsman, ha afirmado que Vale detendrá las operaciones que usan esas presas y que gastará unos 5.000 millones de reales (alrededor de 1.136 millones de euros) en su desmantelamiento en los próximos tres años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.