militares americanos
Foto: Reuters


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ordenado al Ejército que empiece la retirada de cerca de 7.000 militares desplegados en Afganistán en los próximos meses, según fuentes oficiales citadas por el diario estadounidense ‘The New York Times’.

La decisión sobre el repliegue –que afectaría a cerca de la mitad de las tropas presentes sobre el terreno en el país centroasiático– ha sido adoptada al hilo del anuncio de Trump de retirar a sus fuerzas de Siria.

La noticia ha salido a la luz horas después de que el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, anunciara que dimitirá por sus diferencias de opinión con el mandatario. Mattis abandonará la Administración en febrero.

Fuentes oficiales afganas citadas por el diario han manifestado que el Gobierno estadounidense no había dado indicativos de ningún tipo sobre la posibilidad de una retirada de tropas.

Por su parte, una de las fuentes estadounidenses ha argumentado que la decisión tendría como objetivo que Kabul sea más dependiente de sus tropas, si bien existe el temor de que no puedan hacer frente al empuje de los talibán, que han incrementado sus ofensivas en los últimos meses.

Trump ha defendido desde hace tiempo la retirada de las tropas de Afganistán, si bien finalmente en 2017 se comprometió a desplegar otros 4.000 militares a recomendación de Mattis.

En respuesta, el portavoz de la Presidencia afgana, Harun Chajansuri, ha indicado en una serie de mensajes a través de su cuenta en la red social Twitter que la decisión, de concretarse, “no afectará a la seguridad” del país centroasiático.

“Si unos pocos miles de militares extranjeros que asesoran, entrenan y apoyan (a las fuerzas afganas) se van no afectará a nuestra seguridad. En los últimos cuatro años y medio nuestra seguridad ha estado completamente en manos de afganos y el objetivo final es que las fuerzas de seguridad sean independientes a la hora de proteger y defender el territorio”, ha manifestado.

Así, Chajansuri ha destacado que “durante los últimos cuatro años y medio, la lucha en la línea de frente y la seguridad de toda la nación ha sido llevada a cabo por las mismas fuerzas y, pese a la aplastante guerra, las Fuerzas Armadas se han fortalecido cada día y seguirán creciendo y reforzándose”.

“Las alarmas sobre el futuro de Afganistán fueron mayores en diciembre de 2014. La mayoría de los analistas creyó que Afganistán se derrumbaría con la retirada de más de 100.000 tropas, pero nuestras valientes fuerzas de seguridad demostraron que estaban equivocados y defendieron la nación con gran valor”, ha remachado.

“NO HAY UNA SOLUCIÓN MILITAR”

La noticia ha sido publicada un día después de que el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Jalilzad, afirmara que los talibán han aceptado que “no hay una solución militar” al conflicto y que se debe optar por una vía política para acabar con la guerra.

Jalilzad, que encabeza los esfuerzos de Washington para lograr un acuerdo de paz, ha participado esta semana en una serie de reuniones con una delegación de los insurgentes en la ciudad emiratí de Abú Dhabi.

“Los talibán han dicho que no hay una solución militar, que no pueden derrotarnos”, dijo. Así, agregó que los talibán han defendido que “primero deben sentarse con Estados Unidos y luego con el Gobierno afgano para resolver el problema”.

En este sentido, señaló que considera “un error” que los talibán no quisieran reunirse con la delegación del Gobierno afgano que se desplazó a Emiratos Árabes Unidos (EAU).

“Los países que estuvieron presentes dijeron que esta postura de los talibán era muy negativa y se plantearon dudas sobre si los talibán realmente querían la paz”, apuntó, en una entrevista a la cadena de televisión local Tolo TV.

Asimismo, resaltó que la posibilidad de volver a un Emirato Islámico en Afganistán en caso de un acuerdo de paz con los talibán “ni se ha propuesto ni es una opción”. “Me sorprendería si alguien pensara que ese sistema volverá”, añadió.

Jalilzad apuntó además que el Gobierno de Trump ha prometido a los estadounidenses que la guerra en Afganistán terminará, pero ha incidido que, de continuar, Washington estará del lado del pueblo afgano.

Por el momento, Washington no ha dado más detalles sobre el encuentro, pero los talibán han aclarado en un comunicado que han hablado sobre el fin de la intervención estadounidense en Afganistán sin abordar un alto el fuego, la celebración de elecciones o la creación de un gobierno interino, informan los medios afganos.

Asimismo, los talibán también han pedido que se ponga fin a los “bombardeos contra civiles” y que se dé un trato humano a los prisioneros y se lleve a cabo un intercambio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.