Pussy Riot
Foto: Reuters

El Ministerio de Justicia de Rusia ha asegurado este miércoles que acatará “de buena fe” el reciente fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que condena al Estado ruso por dar un “trato humillante” a las tres miembros de la banda punk Pussy Riot –Mariya Alekhina, Nadezhda Tolokonnikova y Yekaterina Samutsevich–.

“Las autoridades de la Federación de Rusia cumplirán de buena fe todas las decisiones del TEDH, independientemente de quién las curse”, ha contestado el Ministerio de Justicia interrogado por la agencia de noticias Sputnik sobre si acatará el fallo de Estrasburgo.

El origen del proceso judicial es el espectáculo que las Pussy Riot dieron el 21 de febrero de 2012 en la Catedral de Moscú. Intentaron tocar la canción ‘Rezo punk. Virgen María, llévate a Putin’ en el altar pero rápidamente fueron desalojadas por los guardias de seguridad. El momento quedó grabado en un vídeo que las Pussy Riot difundieron por YouTube donde alcanzó un millón y medio de visionados en diez días.

Las tres cantantes fueron detenidas poco después acusadas de un delito de ‘hooliganismo motivado por odio religioso’. Pasaron cinco meses en prisión preventiva y finalmente fueron condenadas en agosto de 2012 a dos años de prisión, aunque la pena fue reducida a un mes. Alekhina y Tolokonnikova estuvieron recluidas un año y nueve meses antes de ser amnistiadas. Samutsevich pasó siete meses entre rejas hasta que su pena fue suspendida.

En noviembre de ese mismo año, los tribunales rusos prohibieron la difusión del vídeo por Internet por considerar que era “extremista, conforme a un informe en este sentido elaborado por el Instituto de Investigación Cultural de Rusia. Ninguna de las tres pudo participar en este procedimiento judicial, a pesar de que lo pidieron.

En junio de 2012, las Pussy Riot llevaron el caso al TEDH, que el pasado mes de julio determinó que el Estado ruso cometió “múltiples violaciones” de la Convención Europea de Derechos Humanos y por ello le condenó a pagar 16.000 euros a Alekhina y a Tolokonnikova y 5.000 euros a Samutsevich, además de las costas judiciales, que ascienden a 11.760 euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.