cerebro


El cerebro humano necesita suprimir las ideas obvias para llegar a las más creativas, según revelan científicos de la Universidad Queen Mary de Londres y Goldsmiths, Universidad de Londres, en Reino Unido. La creatividad nos obliga a romper con ideas más comunes y de fácil acceso, pero sabemos poco sobre cómo sucede esto en nuestro cerebro.

Un nuevo estudio, publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘, muestra que las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial en la inhibición de los modos de pensamiento habituales para allanar el camino para acceder a ideas más remotas. Los científicos encontraron que estas ondas cerebrales, u oscilaciones alfa en el área temporal correcta del cerebro, aumentan cuando los individuos necesitan suprimir asociaciones engañosas en tareas creativas.

Estas vinculaciones obvias están presentes tanto en el pensamiento convergente (encontrar una solución ‘fuera de lo establecido’) como en el pensamiento divergente (cuando los individuos tienen que presentar varias ideas creativas). Los niveles más altos de ondas cerebrales alfa permiten a las personas desarrollar ideas que están más lejos de los usos obvios o bien conocidos.

Los investigadores muestran que la estimulación de la parte temporal correcta del cerebro en la frecuencia alfa eleva la capacidad de inhibir los vínculos obvios en ambos tipos de pensamiento creativo. Esto se demostró mediante la aplicación de una corriente eléctrica al cerebro a través de una técnica no invasiva llamada estimulación cerebral por corriente alterna transcraneal (Tacs, por sus siglas en inglés), que causa efectos secundarios o sensaciones mínimos o nulos.

Los hallazgos tienen implicaciones sobre cómo entendemos la creatividad y abre formas potenciales de afectar al proceso creativo, incluso mediante el uso de tACS. «Si necesitamos generar usos alternativos de un vaso, primero debemos inhibir nuestra experiencia pasada, lo que nos lleva a pensar en un vaso como un recipiente. La novedad de nuestro estudio es que demuestra que las oscilaciones alfa temporales correctas son un mecanismo neuronal clave para anular estas asociaciones obvias», subraya la investigadora principal, la doctora Caroline Di Bernardi Luft, de la Universidad Queen Mary de Londres.

Y añade: «Para entender los procesos que subyacen a la producción de ideas novedosas y adecuadas, debemos dividir sus procesos constituyentes, al principio diseccionar la creatividad al máximo, y luego analizarlos en contexto, antes de volver a unirlos para comprender el proceso como un todo».

LAS PERSONAS MÁS CREATIVAS LLEGAN A ASOCIACIONES DE IDEAS MÁS REMOTAS

Los investigadores demostraron el mecanismo neuronal responsable de la creatividad mediante la monitorización de la actividad eléctrica del cerebro a través de un electroencefalograma (EEG), que recoge las señales eléctricas mediante pequeños sensores colocados en la cabeza. El uso de tACS también les permitió estudiar el papel causal de las ondas.

Los experimentos que realizaron observaron cómo el cerebro aborda una serie de tareas creativas, como encontrar palabras que se vinculan entre sí. Por ejemplo, cada vez que buscamos conceptos asociados con una palabra, partimos de asociaciones más fuertes para avanzar progresivamente hacia otras más débiles o remotas (por ejemplo, gato> perro> animal> mascota> humano> personas> familia).

Estudios anteriores muestran que algunas personas son más creativas que otras porque pueden evitar asociaciones fuertes para alcanzar otras más remotas y este trabajo demuestra que las ondas cerebrales alfa están involucradas de manera crucial en este proceso.

El coautor de este estudio, el profesor Joydeep Bhattacharya, de Goldsmiths de la Universidad de Londres, agrega: «Dos caminos divergían en un bosque, tomé el menos transitado. Y eso marcó la diferencia», escribió Robert Frost en su famoso poema.
Se necesita tomar una ruta menos transitada para pensar creativamente, y nuestros hallazgos proporcionan alguna evidencia sobre cómo sucede esto en nuestro cerebro».

Los investigadores esperan entender cómo se integran los procesos neuronales al resolver problemas creativos fuera de los entornos de laboratorio y si es posible construir dispositivos de estimulación que puedan monitorizar el cerebro y estimular la creatividad cuando sea necesario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.