El pasado día 23 de noviembre, y con motivo de la celebración del día contra la violencia de género, se celebró en Palma la “Chocho-Charla” de la “La Psico Woman” Isabel Duque (psicóloga, sexóloga y youtuber).

Una “charla” que generó polémica (hay que recordar que el título completo de la misma era “Chocho-charla. Empoderándonos desde nuestros coños”) y que llevó al Colegio de Psicólogos de Baleares (Copib) a mostrar su “desacuerdo porque minimiza todo el trabajo y esfuerzo en materia de igualdad y género realizado por multitud de profesionales de entidades privadas, de asociaciones y de la propia administración pública para involucrar a toda la sociedad en la lucha contra las violencias machistas”.

Las críticas llegaron también desde formaciones políticas como PP, Cs o Actúa Baleares que denunciaron, igualmente, que Cort había gastado más de 2000 euros públicos en la celebración del evento.

Polémica que fue tratada en distintos Medios de Comunicación (incluso a nivel nacional) y que, curiosamente, acabaron con la imposibilidad de estos de entrar al recinto en que se llevó a cabo el evento el día de autos (el Centro Flassaders de Palma) con la excusa de que el aforo estaba “completo”.

Sospechoso, curioso, intrigante… llámenlo ustedes como quieran pero que en un acto organizado por el Ayuntamiento  se prohíba la entrada a los Medios de Comunicación (sin perder en ningún momento de vista que todo ello sucede tras una polémica al respecto) porque hay “aforo completo” no es normal, ni habitual; más bien al contrario.

Por eso esta semana quisimos conocer la opinión de nuestros lectores al respecto y preguntamos: “Le resulta preocupante que Cort impida la entrada de prensa a actos polémico como la “chocho-charla”? y la respuesta mayoritaria ha sido que “Sí” es preocupante que una institución de los ciudadanos tome decisiones de ese tipo, frente al 17% que no lo ve así.

En todo caso, no debemos olvidar que son los medios de comunicación los que están ahí para poder mostrar e informar de lo que sucede y ayudar, así, a conformar la opinión pública (base de todo sistema democrático).

Cerrar las puertas a la prensa -como ya  hizo el Parlament el pasado año (aunque su presidente, Baltasar Picornell, pidiera perdón y alegara que “errar es humano”) es cerrarle a usted el derecho a conocer lo que está sucediendo y lo que están haciendo -en este caso- las autoridades públicas con su dinero y su futuro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.