Sagrada Familia


El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que se descarta el móvil terrorista en la persona que fue detenida este domingo al intentar entrar en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona con cargadores de un arma en una mochila.

En declaraciones a Radio Nacional, recogidas por Europa Press, el ministro ha dicho que se debe “descartar” que este suceso tenga relación con un atentado terrorista y ha añadido que la explicación del detenido, un militar francés, es muy verosímil.

Grande-Marlaska ha asegurado que España sigue en alerta 4 frente al terrorismo, la que se declaró en 2015, aunque se refuerza la seguridad en épocas como la Navidad, donde se producen grandes aglomeraciones y movimientos de ciudadanos. “Pero siempre en términos de no generar alarma”, ha puntualizado.

El suceso tuvo lugar este domingo. La seguridad de la Sagrada Familia paró al hombre en cuestión y avisó a los Mossos de la presencia del sospechoso, que dijo ser militar francés y que llevaba munición pero no un arma. Los agentes de la policía catalana lo detuvieron por tenencia ilícita de armas.

EL PERMISO DE ZAPLANA

El ministro ha sido preguntado también por la permanencia en la cárcel del ex ministro Eduardo Zaplana, quien se encuentra en prisión preventiva desde el pasado mes de mayo pero ingresado este mes de diciembre en un hospital de Valencia debido a que padece leucemia. Desde el PP, se ha iniciado una campaña para que se le permita estar en casa.

Grande-Marlaska ha recordado que se trata de una persona en prisión preventiva y no ha querido opinar sobre su situación porque será la juez que lleva el caso, ha recalcado, la que “debe resolver” si le permite o no el traslado a casa.

LA CELDA DE PAMPLONA, LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Por otro lado, el ministro ha enmarcado en la libertad de expresión la colocación en un paseo de Pamplona de una celda con la que un colectivo de apoyo a presos de ETA quiere dar a conocer cómo viven estos reclusos. La instalación cuenta con el permiso del Ayuntamiento de la capital navarra y el rechazo de las asociaciones de víctimas del terrorismo.

Grande-Marlaska ha asegurado que él no iría a ver esta muestra pero que el hecho de que algo no guste no es motivo para que “deba ser excluido”, porque forma parte del derecho a la libertad de expresión y de producción artística.

“La conjugación de los derechos fundamentales de libertad de expresión, información, de producción artística, no es solo ver lo que nos gusta y agrada y no discutimos, sino que es tener que encarar lo que no nos gusta, o todo lo contrario, lo que nos disgusta”, ha añadido.

Marlaska ha subrayado que para no dejar ejercer estos derechos tiene que haber elementos evidentes y que no dejen “duda alguna” de que se “extralimitan”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.