disturbios de los chalecos amarillos paris
Foto: Reuters

La Policía francesa ha comenzado a lanzar este sábado gases lacrimógenos contra los, aproximadamente, 1.500 ‘chalecos amarillos’ concentrados este sábado, el cuarto fin de semana consecutivo, en las calles de París, particularmente en los Campos Elíseos.

Antes de las manifestaciones, la Policía ha confirmado al menos 481 detenidos, 211 de los cuales han sido trasladados a dependencias policiales, informa ‘Le Figaro’.

Otros grupos se han añadido a los ‘chalecos’ conforme avanza la mañana. Alrededor de 100 enfermeras, comadronas y otras empleadas de la Sanidad se han congregado cerca del Puerto del Arsenal pidiendo la dimisión del presidente del Gobierno, Emmanuel Macron.

En otros puntos del país, la Policía se ha incautado de bates de béisbol y bolas de petanca en propiedad de algunos de los integrantes de los retenes que los ‘chalecos’ han vuelto a instalar en algunas autopistas, según fotos de las fuerzas de seguridad recogidas por el diario francés.

En Burdeos, la A10 está cerrada en ambas direcciones entre los intercambios de Ambès al norte de Burdeos y Blaye-Montendre. Este cierre se debe a incendios de palés provocados por ‘chalecos amarillos’ durante la noche, informa France Blue .

También están bloqueadas la A7 y la A6 entre Mâcon y Villefranche-sur-Saône, según el periódico Saône-et-Loire. En la A9 se han restringido las entradas y salidas por el sur de Narbonne.

El primer ministro, Édouard Philippe, ha visitado el Ministerio del Interior a las 10.00 para dar su primera evaluación de la mañana ante el titular de la cartera, Christophe Castaner.

PARÍS CERRADA

Miles de agentes de seguridad de Francia se han preparado durante la madrugada de este sábado para las nuevas protestas.

La Torre Eiffel y otras importantes atracciones turísticas continúan cerradas. Por otro lado, la mayor parte de los comercios situados en el centro de la capital han reforzado sus protecciones y medidas de seguridad para evitar saqueos. El mobiliario urbano, por otro lado, ha sido retirado para prevenir que las barras de metal se utilicen como proyectiles.

Unos 89.000 policías han sido desplegados en todo el país. De ellos, unos 8.000 han sido destinados a París para evitar que se repita el caos del sábado pasado, cuando varios alborotadores quemaron automóviles y robaron tiendas en el famoso bulevar de los Campos Elíseos, además de rayar el Arco del Triunfo con mensajes dirigidos al presidente Emmanuel Macron.

A través de las redes sociales, los manifestantes han descrito este fin de semana como el “Cuarto Acto” de un dramático reto a Macron y sus políticas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.