Salvamento Marítimo


Al menos 769 migrantes han perdido la vida o desaparecido en el mar Mediterráneo mientras intentaban alcanzar las costas españolas en 2018, un año en el que al menos 56.480 personas han logrado llegar a España tras cruzar en mar Mediterráneo, según los datos recopilados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hasta el 28 de diciembre, recogidos por Europa Press.

En 2018 se ha batido el récord de llegadas en patera a España al superarse las cifras registradas durante la ‘crisis de los cayucos’ de 2006, cuando 39.180 personas alcanzaron España por la vía marítima, principalmente a través de las Islas Canarias. Este año han llegado al menos 17.300 migrantes más que en aquella ocasión y, de hecho, España ha recibido en 2018 a más personas abordo de pateras que en los últimos ocho años juntos.

Según los datos oficiales consultados por Europa Press, desde el año 2010 hasta el 2017, un total de 56.243 migrantes accedieron a costas españolas a través de embarcaciones: unas 3.632 en 2010; 5.441 en 2011; 3.804 personas en 2012; 3.237 en 2013; 4.552 en 2014; 5.312 en 2015; 8.162 en 2016; y 22.103 en 2017. Sin embargo, sólo en 2018 lo han conseguido al menos 56.400.

Este año, las costas baleares y peninsulares han registrado la mayor parte de las llegadas de embarcaciones: de acuerdo a los últimos datos del Ministerio del Interior a fecha 16 de diciembre, llegaron en 2018 unas 53.032 personas en 1.918 embarcaciones, lo que supone un 164% más con respecto al año pasado.

Eso sí, la vía marítima que más ha crecido es la de las costas canarias, adonde han llegado 1.266 migrantes en 65 pateras, lo que representa un 204% más en comparación al año pasado, cuando lo consiguieron 416 personas.

EL AÑO MÁS TRÁGICO

2018 también se ha convertido en el año más trágico al registrarse el pico máximo en el número de muertes en el mar. Según la OIM, al menos 769 migrantes han fallecido o desaparecido en la ruta occidental del Mediterráneo, más del triple que en todo 2017, cuando murieron 224 personas camino de España.

Así, la cifra de fallecidos en el mar Mediterráneo se ha incrementado en un 243% con respecto al año pasado, y es treinta veces superior a la que se registró hace cuatro años en 2014, cuando fueron 24 los fallecidos. En todos los años posteriores se superó el centenar de muertes: 102 en 2015; 128 en 2016; 224 en 2017; hasta los más de 760 de este año.

De acuerdo a las cifras de la OIM, octubre ha sido el mes que ha registrado más muertes en la frontera sur con 144 fallecidos, seguido de noviembre, con 114 muertes contabilizadas. Le sigue septiembre (99 fallecidos), abril (89), febrero (75), agosto (68), junio (55), enero (28), marzo (25), mayo (21) y julio (15).

Según datos de la organización, al menos 2.242 personas han perdido la vida intentando alcanzar Europa a través de todas las rutas del Mediterráneo, siendo la central la que mayor número de muertes concentra (al menos 1.306 personas).

RUTA HACIA ESPAÑA, LA MÁS ACTIVA

La ruta migratoria del Mediterráneo hacia España ha sido la más activa este año, ya que representa más de la mitad de todas entradas irregulares a través de las fronteras en Europa en 2018, según la agencia de fronteras de la Unión Europea (FRONTEX).

Los nacionales de Marruecos, Guinea y Malí han representado el mayor número de migrantes que cruzaron esta ruta en 2018. Según datos de ACNUR a fecha 23 de diciembre, el 21% de los que han entrado de manera irregular en España es de Marruecos; el 20,8% de Guinea; y el 16,1 de Malí.

El número de migrantes que tomaron tanto la ruta del Mediterráneo oriental como la del Mediterráneo central ha bajado, aunque el número total de migrantes detectados en la oriental en los primeros 11 meses del año aumentó en un 30% debido a un aumento en los cruces en las fronteras terrestres, según FRONTEX. En el caso de la ruta central, en los primeros 11 meses de 2018 se redujo en un 80% en comparación al año pasado.

De acuerdo a los datos de FRONTEX, el número de cruces irregulares de las fronteras de la Unión Europea disminuyó un 30% respecto al año pasado. La bajada en el número de llegadas se debe principalmente a una menor presión migratoria en el Mediterráneo central y, a la espera de datos definitivos a cierre de año, 2018 es el año con menos cruces fronterizos irregulares desde 2014.

CRECEN TAMBIÉN LAS LLEGADAS A ESPAÑA POR TIERRA

Por otro lado, la ruta terrestre hacia España –que contabiliza las llegadas a través del salto del vallado de Ceuta y Melilla pero también en los dobles fondos de vehículos y otras fórmulas— ha experimentado un aumento del 8,5% en 2018. De acuerdo a los datos de Interior, han entrado 6.505 personas por esta vía, mientras que el año pasado a fecha 16 de diciembre lo hicieron 5.995 personas.

Se han producido al menos 4.500 entradas terrestres por Melilla, lo que supone un aumento de alrededor del 15% con respecto al año pasado; mientras las realizadas a través de Ceuta han disminuido entorno al 5%, al contabilizarse entorno a 1.900.

Según datos de ACNUR, la suma de las entradas irregulares, tanto por la vía marítima como por la terrestre en 2018, asciende a 62.479, frente a las 28.350 entradas irregulares del año pasado. Así pues, el número total de entradas irregulares en 2018 en España supera las llegadas registradas en 2017, 2016 y 2015 juntos: el año pasado terminó con 25.786 llegadas irregulares; el 2016 con 14.558; y 2015 con 16.292.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.