selva tropical


El océano Índico desempeñó un papel mucho mayor en la conducción del cambio climático durante la última era glacial de lo que se creía anteriormente y puede alterar el clima nuevamente en el futuro,

Es la conclusión de un nuevo estudio de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos), cuyos hallazgos podrían reescribir las teorías establecidas centradas en el Pacífico sobre el cambio climático tropical.

«Los procesos que hemos descubierto son particularmente importantes para predecir los impactos futuros del cambio climático», afirma el director del equipo que realizó el estudio, Pedro DiNezio, investigador asociado del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG, por sus siglas en inglés), una unidad de la Escuela de Geociencias Jackson de la Universidad de Texas. «Un gran cambio climático como este podría tener un gran impacto en la disponibilidad de agua en el borde del océano Índico, muy poblado», añade.

Los científicos investigaron los cambios en el clima de los trópicos durante el Último Máximo Glacial (LGM, por sus siglas en inglés), un periodo de la última era glacial de hace 21.000 años cuando las capas de hielo cubrían gran parte de América del Norte, Europa y Asia. Aunque los científicos saben que los trópicos cambiaron radicalmente durante este tiempo, hasta ahora no entendían qué era lo que impulsaba estos cambios climáticos.

Hoy en día, el océano Índico se caracteriza por patrones de lluvia uniformemente cálidos y estables. Esto se debe a que los vientos predominantes soplan de oeste a este, manteniendo las aguas más cálidas en el lado este de la región y provocando condiciones de lluvia en países como Tailandia e Indonesia. Sin embargo, durante la LGM, los trópicos se vieron afectados por cambios dramáticos, como reversión de los vientos dominantes y cambios no característicos en las temperaturas del océano.

«El registro geológico nos dice que Indonesia y las regiones monzónicas del este del océano Índico se volvieron más frías y secas, mientras que el oeste se volvió más húmedo y más cálido», subraya la coautora Jessica Tierney, paleoclimatóloga de la Universidad de Arizona.

CAMBIOS EN LOS VIENTOS PREDOMINANTES

Para descubrir qué impulsó estos cambios, los científicos, cuyo trabajo se publica este miércoles en ‘Science Advances’, utilizaron un modelo climático para simular cómo varias condiciones glaciales afectaban al clima. Compararon resultados simulados con datos de paleoclima (firmas químicas sobre el clima pasado almacenado en rocas y sedimentos oceánicos).

El modelo climático sugiere que a medida que las capas de hielo avanzaban sobre Canadá y Escandinavia, los niveles del mar bajaron hasta 120 metros (casi 400 pies), creando enormes puentes continentales que se extendían desde Tailandia hasta Australia. Según el modelo, estas nuevas masas de tierra invirtieron los vientos predominantes, soplando el agua de mar hacia el oeste y permitiendo que el agua fría circulara hasta la superficie en el océano Índico oriental.

Los resultados son importantes porque revelan que el océano Índico es capaz de impulsar cambios radicales en el clima de los trópicos y que los modelos climáticos pueden simular este complejo proceso. «Ahora que hemos reproducido las condiciones climáticas glaciales para la región del Indo-Pacífico, tenemos más confianza en que se puede usar el mismo modelo climático para predecir el futuro de nuestro planeta», afirma la coautora Bette Otto-Bliesner, modeladora del clima en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR, por sus siglas en inglés).

Además, el estudio también muestra que los mecanismos que impulsan los cambios climáticos de la LGM pueden ser exclusivos del océano Índico. Esto es especialmente importante para predecir cómo cambiará la lluvia en los trópicos debido a que las teorías actuales se centran en la influencia del océano Pacífico. Aunque el estudio no investigó específicamente si estos mecanismos climáticos surgirán a medida que la Tierra se calienta, los autores creen que el papel del océano Índico no debe olvidarse al hacer predicciones para nuestro planeta en calentamiento.

«A medida que aumentan los gases de efecto invernadero, podríamos ver un tipo diferente de reorganización –afirma Tierney–. Si eso sucede, realmente podría cambiar nuestras predicciones de cómo serán las lluvias y los extremos del clima en los países de la costa del océano Índico».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.