El invierno, que comenzará el próximo 21 de diciembre, podría ser más lluvioso de lo normal, con precipitaciones por encima de la media en la Península y Baleares, y normal en cuanto a temperaturas, tras un otoño húmedo y muy cálido, el séptimo más cálido en 53 años y el quinto en lo que va de siglo, según ha pronosticado la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Delia Gutiérrez.

Durante la rueda de prensa estacional y para analizar el año 2018, ha señalado que no hay una tendencia clara respecto a las temperaturas y que se espera un invierno normal aunque, con “mucha precaución” entre enero y marzo hay una “ligera” probabilidad de que sean algo más altas de lo normal.

Entre las causas, ha explicado que a nivel mundial se está observando el inicio de un episodio del fenómeno meteorológico ‘El Niño’, que se acentuará en los próximos meses y esto hará que las borrascas circulen hacia latitudes más bajas y lleguen así a la Península, al tiempo que su influencia en la estratosfera provoca, asimismo, un aumento de las lluvias.

Así, este invierno llegará después de un otoño muy cálido y húmedo. De hecho, el también portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha destacado que el trimestre septiembre-noviembre fue el séptimo más cálido desde 1965 y el quinto más caluroso en lo que va de siglo XXI.

Además, ha indicado que desde 2011 todos los otoños han tenido una temperatura superior a la media en el conjunto de España, lo que “constata” una “tendencia a otoños más cálidos”. Este año, la anomalía otoñal fue de 1 grado centígrado por encima de la media del periodo de referencia (15,8ºC), de modo que la media de este trimestre fue de 16,8ºC, provocada por el septiembre más cálido desde que hay registros y un octubre y noviembre “normales”.

El mes de septiembre, el más cálido desde que hay registros, tuvo un inicio con temperaturas superiores a la media, y se superaron los 40ºC en puntos de Andalucía, al tiempo que en La Coruña, el 2 de septiembre, se alcanzaron 31,9ºC, la temperatura más alta en ese mes en la ciudad desde que hay registros.

Del Campo ha destacado también el episodio frío que se registró a finales de octubre y que dejó menos de -3ºC en Salamanca o Valladolid y una máxima en Oviedo de 4ºC. Asimismo, ha dicho que en esos días nevó por primera vez en la historia en un mes de octubre en varias capitales de provincia, tales como Oviedo, Cuenca, Jaén, Valladolid o Zamora.

EL SEXTO OTOÑO MÁS LLUVIOSO DEL SIGLO

En cuanto a lluvias el otoño tuvo un carácter húmedo, con un valor de 236 litros por metro cuadrado, que supone un 16 por ciento por encima del periodo 1981-2010, de modo que este ha sido el sexto otoño más lluvioso del siglo, al tiempo que ha recordado que el otoño de 2017 también fue húmedo. La estación estuvo marcada por los contrastes, que resultó muy húmedo en la vertiente mediterránea, con puntos que triplican el volumen normal de lluvias, mientras que en el noroeste de la Península y en el Cantábrico el trimestre fue algo más seco de lo normal y las lluvias no llegaron al 75 por ciento de lo habitual.

El volumen de lluvias se dio principalmente entre octubre y noviembre, ya que septiembre comenzó seco y terminó con un 29 por ciento menos de lluvias de lo normal, mientras octubre fue un 26 por ciento más lluvioso y noviembre un 32 por ciento más húmedo del valor normal.

LLUVIAS RÉCORD

Por meses, ha precisado que septiembre fue un mes seco pero que estuvo marcado por las “numerosas tormentas repartidas en todo el territorio nacional”; mientras, en octubre las lluvias fueron más abundantes de lo normal en las regiones del cantábrico, en los archipiélagos y en la mitad este y sur.

Del mes ha destacado los episodios de lluvias torrenciales en la vertiente Mediterránea peninsular y en Baleares, que llegaron a 232,8 litros por metro cuadrado en cuatro horas el 9 de octubre en la Colonia de San Pere, en Mallorca, unas lluvias cuyos efectos provocaron la muerte a trece personas.

En Vinaroz (Castellón) el 19 de octubre se contabilizó un récord de 159,2 litros por metro cuadrado en una hora, lo que supone una nueva efeméride en ese periodo de tiempo en España. Gutiérrez, ha subrayado que no hay datos en ese observatorio de más tiempo porque las lluvias eran tan abundantes que el aparato de medición se rompió.

En Alpandeire (Málaga) se recogieron 289,2 litros por metro cuadrado en seis horas el día 22 de octubre, un dato que también ha marcado un nuevo récord para el conjunto de España.

Si bien, los observatorios que más precipitación han acumulado durante el otoño han sido el de Reus-aeropuerto, con 464 litros por metro cuadrado, y en Teruel, con 242 litros por metro cuadrado. Ambos han alcanzado un nuevo récord de lluvias desde que tienen registros.

Gutiérrez ha indicado que las precipitaciones en el Mediterráneo se debieron a que había una masa de aire “extraordinariamente húmeda” en niveles bajos sobre el Mediterráneo y al bloqueo del anticiclón en Europa que favoreció un flujo de levante “casi continuo” en la Península. Esto se sumó a que la temperatura de la superficie del mar ha estado “mucho más cálida de lo normal”.

AÑO 2018, “PASARÁ A LA HISTORIA”

Respecto al comportamiento meteorológico del año 2018, Gutiérrez cree que el año “probablemente pasará a la historia de la meteorología” en España. En concreto, ha recordado que se febrero se produjo un calentamiento súbito extraordinario que desplazó a las borrascas aisladas hacia latitudes subtropicales y esto dejó precipitaciones muy abundantes en la Península. La primavera, según ha continuado, tuvo también numerosas DANAS y un número “muy alto” de tormentas”, mientras que la primera mitad del verano fue “atípicamente fresco” a la que siguió una ola de calor “histórica” en agosto y, después siguió un otoño húmedo.

En total, entre los fenómenos extraordinarios se han contabilizado 19 tornados, 13 precipitaciones súbitas torrenciales, 8 tubas, 7 granizadas extraordinarias y 5 reventones.

2018, EL NOVENO MÁS CÁLIDO DEL SIGLO Y EL SEGUNDO MÁS LLUVIOSO DE LA HISTORIA

Por su parte, Del Campo ha adelantado que con datos provisionales –hasta el 12 de diciembre–, el año 2018 terminará como un año “cálido”, con una temperatura aproximada de 15,5ºC, que es casi medio grado (0,4ºC) más cálido que la temperatura normal del año. “Solo tres años en este siglo han sido menos cálidos de lo normal, y tuvieron una diferencia de 0,1ºC.

Los datos sitúan a 2018 como el quinto año consecutivo en el que la temperatura en el conjunto de España está por encima de la media y probablemente se situará como el décimosegundo año más cálido desde 1965 y el noveno más cálido del siglo XXI.

En cuanto a las precipitaciones, hasta el 30 de noviembre ha sido el segundo año más lluvioso de toda la serie, solo superado por 1969. “Es probable que acabe entre los cinco años más lluviosos desde 1965 y entre los tres con mayor precipitación dentro de este siglo”.

De momento, ha precisado que los once primeros meses del año sitúan al año que está próximo a terminar como el segundo más lluvioso de toda la serie desde 1969, con un 20 por ciento más de lluvias de la media anual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.