Agustín Martínez Becerra


Agustín Martínez Becerra, abogado de los cinco miembros de La Manada, ha afirmado este miércoles que «no cabe la posibilidad de entrar en prisión» tras la vistilla celebrada en Pamplona para decidir sobre el ingreso en prisión o no de sus clientes.

En declaraciones a los periodistas tras la vistilla, que ha durado 40 minutos, Martínez Becerra ha afirmado que «hay poco que decir teniendo en consideración que no hay ningún argumento aportado ni por el fiscal ni por las acusaciones particulares que pueda acreditar que hay que modificar» el auto del 21 de junio que «dejaba perfectamente claro que mientras existe la pendencia del juicio, es decir, mientras hay posibilidad de que la sentencia no sea firme, la prisión provisional debe ser excepcional». «Aduciendo todo esto, no cabe la posibilidad de entrar en prisión y entendemos que así debe ser», ha aseverado.

«Aquí se parte de una sentencia del Tribunal de Justicia de Navarra, que es la misma que dictó en su día la Audiencia provincial, con lo cual no se ha modificado nada», ha insistido.

Según ha expuesto, «ahora parece que los votos particulares tienen mucho valor», mientras que «cuando había un voto particular en sentido contrario, o tenía el autor del mismo un problema particular o quedaba desdeñado por su carácter absolutamente insólito». Así, ha opinado que «ese mismo carácter insólito debe predicarse también con los votos particulares que consideran que ha habido una agresión sexual».

Además, Agustín Martínez Becerra ha considerado que, por parte del fiscal y de las acusaciones, «se aducen motivos francamente peregrinos». Entre ellos, ha explicado, se ha aducido que el guardia civil Antonio Manuel Guerrero «tuvo un problema con un pasaporte, algo que se ha resuelto por parte del tribunal, que no fue cierto, pero se sigue aduciendo como unas circunstancias que da pie a entender que puede haber riesgo de fuga».

También ha reprochado que «se aduce una condena por un delito leve de hurto» a Ángel Boza que «si tuviese que afectar a alguien, afectaría a uno». «Aquí no se está juzgando a La Manada, se está juzgando a cinco personas individuales, cada una con su correspondiente coyuntura personal y circunstancias personales», ha remarcado.

«Se ha dicho incluso que la perdida de condición de militar de uno de ellos hace que pueda haber perdido el arraigo familiar», ha censurado el abogado, que ha opinado que son «argumentos de una prospección ridícula que nos lleva a pensar que en ningún caso se puede modificar este auto a este momento». «Con posterioridad habrá que estar a lo que resuelva el Tribunal Supremo y una vez resuelva ya veremos», ha agregado.

Por otro lado, Martínez Becerra ha considerado «alucinante» que «se haya pedido por parte de la acusación particular dos veces la suspensión de este acto, si tanta prisa tienen por que entren en prisión, y encima hoy estaban aquí los dos letrados, con lo cual nos parece más inaudito».

«Son dos letrados y si alguno hubiera tenido un problema, y tienen tanta urgencia en considerar que hay riesgo de fuga, podría cualquiera de los dos podría haberse presentado ya en la primera vista», ha subrayado el abogado, que ha considerado que «es todo funambulismo jurídico absolutamente folclórico».

Preguntado sobre cuándo se sabrá la decisión del tribunal, Martínez Becerra ha asegurado que «sin duda hoy no se va a saber y va a esperarse cierto tiempo porque creo que uno de los miembros del tribunal tomaba vacaciones». «No sé cuando van a resolverlo pero desde luego con carácter inmediato no», ha agregado.

Preguntado por los periodistas por si se podría producir un cambio de criterio por parte de algún miembro del tribunal, el abogado ha contestado que «aquí no se juega a los cambios de criterio sino a argumentación para que se produzcan esos cambios de criterio».

«Aquí no se trata de si un juez se ha levantado una mañana con una consideración u otra, aquí se trata de que la fiscalía y las acusaciones nos tienen que decir por qué han cambiado las circunstancias», ha recalcado. «Y no han cambiado las circunstancias, son las mismas que dieron lugar al auto del 21 de junio» y «esperar que alguien se levante con un determinado pie o con otro pie resulta absolutamente disparatado», ha afirmado. «Esto es la administración de justicia y a veces nos da la sensación de que estamos tratando más que con juristas con futurólogos», ha sostenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.