Agustín Martínez Becerra

El abogado de cuatro de los miembros de La Manada, Agustín Martínez Becerra, ha anunciado este miércoles que recurrirá la sentencia del TSJN que confirma la condena a 9 años de prisión de los cuatro procesados por un delito de abuso sexual con prevalimiento. Ha señalado que “agotará” la vía judicial “hasta conseguir una sentencia justa en la que quede acreditada la inocencia” de sus clientes.

Martínez Becerra ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que acata y respeta la sentencia si bien no la comparte ya que “ratifica lo que ya puso de manifiesto la Audiencia de Navarra”. A su juicio, los condenados son inocentes y “hubo relaciones consentidas entre seis adultos”.

Sobre el voto particular de dos magistrados en la sentencia conocida este miércoles, el abogado ha señalado que realizan una “aportación muy novedosa” y se ha mostrado en desacuerdo “con el relato de los hechos, menos aún con esta interpretación de intimidación psicológica que no quedó acreditada en la sala ni por parte de la denunciante ni de los denunciados”. “Genera cierto punto de perplejidad”, ha señalado.

Martínez Becerra ha indicado que no tenían “especial esperanza” en esta resolución de la Sala de lo Civil y Penal del TSJN y que “las cosas están como están, en la misma situación”. “No ha cambiado nada, por lo que entiendo que -los acusados- van a seguir en libertad y a la espera de resolución”, ha manifestado, para sí mostrar “confianza absoluta” en el Tribunal Supremo.

Además, el letrado ha señalado que le “ha sorprendido” que la sala diga que “no se ha visto sometida a ningún tipo de presión externa” y ha indicado que “un magistrado de la Audiencia de Navarra que dictó un voto particular absolutorio tuvo que tener protección de la Policía Foral”. “Eso influye y eso tiene que marcar, en un procedimiento salpicado por la suspensión de una vista por una manifestación en la puerta del Palacio de Justicia o una muchedumbre que quiso entrar en el edificio”, ha indicado.

“Que se diga que no ha habido ningún tipo de presión social es no querer ser realista. Es un juicio mediatizado por estas actitudes. No me cabe dude que el tribunal cree en lo que ha dictado, pero a mi juicio no es ajustado a derecho”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.