Imagen de Archivo


El Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Gran Tarajal ha detenido, el pasado 10 de diciembre, al conductor de un transporte escolar regular como presunto autor de un delito de abusos sexuales tanto sobre menores como mayores de edad, todas adolescentes usuarias de esa línea, al realizarles tocamientos y actos que atentaban contra la libertad sexual de las citadas.

La Guardia Civil tuvo conocimiento de los hechos a raíz de la denuncia formulada por personal docente de un centro educativo de la isla, que informó a finales del pasado mes de noviembre lo relatado por una de las alumnas -menor de edad- de su centro, colaborando con los agentes investigadores en todo momento durante la consecuente investigación.

Las correspondientes pesquisas realizadas por la Guardia Civil se centraron en averiguar si había más víctimas y en las manifestaciones de los testigos, así como investigar si el presunto autor del delito presentaba antecedentes policiales por hechos similares, comprobando que carecía de ellos.

De esta manera los investigadores averiguaron que había más víctimas de esos abusos sexuales, tanto menores como mayores de edad, y que el presunto autor al parecer aprovechaba el momento de saludar a las alumnas que accedían a la guagua para realizarles tocamientos de carácter íntimo o sexual, así como otros actos y comentarios que comportarían tratos degradantes, y que vendría realizando desde hacía tiempo, dando a los hechos una connotación de normalidad ante la ausencia de denuncias por parte de las menores.

Durante la investigación, la Guardia Civil recogió información que apuntaba además a que algunas de las menores también habrían sufrido los hechos incluso fuera del horario de transporte, cuando se encontraban con el referido en la vía pública, llegando incluso a invitar a las mismas a trasladarlas en su vehículo particular.

Tras recopilar los indicios suficientes, los agentes detuvieron el pasado día 10 de diciembre al presunto autor de los hechos, que dos días después pasó a disposición del correspondiente Juzgado -en funciones de guardia- de la localidad de Puerto del Rosario.
La Guardia Civil no descarta que haya más víctimas de estos hechos, pudiendo éstas o sus tutores legales acudir o llamar por teléfono a dependencias del Puesto de Gran Tarajal para informarse de los trámites a seguir, recordando que las fuerzas y cuerpos de seguridad del

Estado han de guardar riguroso secreto respecto a todas las informaciones que conozcan por razón o con ocasión del desempeño de sus funciones, tal como establece el artículo 5.5 de la Ley 2/1986, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.