Red Climática Mundial


Al menos 373 personas han muerto y casi 1.500 han resultado heridas como consecuencia del tsunami que arrasó el domingo las costas que rodean el estrecho de Sunda, en Indonesia, según un nuevo Agencia de Mitigación de Desastres (BPNB) que también eleva a 128 la cifra provisional de desaparecidos.

Las autoridades han reconocido la dificultad de localizar a las víctimas y llegar a todas las zonas afectadas, que se extienden por unas 64 hectáreas. Algunas carreteras han quedado completamente cubiertas por los escombros arrastrados por las fuertes olas, originadas tras una erupción del volcán Krakatoa.

El tsunami, provocado casi con toda seguridad por un gigantesco corrimiento de tierra submarino tras la erupción del volcán, ha afectado a varias zonas del estrecho de la Sonda, que separa las islas indonesias de Java y Sumatra, y sirve de enlace entre el mar de Java y el océano Índico.

Allí hay numerosas áreas turísticas, como precisamente una de las más afectadas, la playa de Tanjung Lesung, en la localidad de Pandeglang, donde al menos 250 empleados de la empresa estatal de servicios públicos PLN disfrutaban de un evento organizado por la compañía junto a sus familias.

Al menos 92 personas han muerto en esta playa, entre ellas siete asistentes al evento, según un portavoz de la empresa, que cifra en 89 el número de asistentes no localizados. Otros 35 fallecidos han sido confirmados en Lampung Sur, según la agencia de noticias Reuters.

Las primeras informaciones sobre daños materiales detallan al menos 430 viviendas casi destruidas, nueve hoteles “muy dañados” y decenas de embarcaciones afectadas, de acuerdo con el portavoz de la Agencia Nacional para la Gestión de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho.

Las autoridades han advertido a los residentes y a los turistas que se encuentran en las zonas de costa a lo largo del estrecho que se mantengan lejos de las playas, ya que la alerta por tsunami y fuerte oleaje se mantendrá activa hasta el 25 de diciembre.

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha visitado este lunes las zonas afectadas por el tsunami y ha presenciado tanto los destrozos como el elevado número de desplazados –más de 11.000 en un primer momento, según la BPNB–.

“Tras partir esta mañana en helicóptero de Bogor, en Java Occidental, visité Bantén para ver con mis propios ojos los estragos tras el tsunami del sábado pasado en el estrecho de Sonda. Pido a todo el país que recemos para que Él nos proporcione salvación, paciencia y fortaleza. Amén”, ha asegurado el mandatario en su cuenta de Twitter.

Indonesia forma parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, la zona que concentra más del 75 por ciento de los volcanes del mundo y a la que corresponde el 80 por ciento de los terremotos más importantes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.