EP


El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Palma ha anulado una cláusula multidivisa de una hipoteca al apreciar mala fe por parte de la entidad financiera y ha condenado al Banco Popular (ahora Santander) a recalcular el préstamo hipotecario en euros.

La sentencia ha sido difundida este viernes por la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), que se hizo cargo de la demanda. El afectado es un piloto que compró su casa familiar por 477.790 euros en 2008.

El perjudicado había recibido publicidad de su sindicato en la que se destacaban las ventajas de contratar la hipoteca en divisa. Según ha informado Asufin en una nota de prensa, se le indicó de que las cuotas sería menos altas y que acabaría antes de pagar el préstamo.

El afectado escogió referenciar su crédito en yenes, pero no sabía que si esta divisa subiría, también lo haría la cantidad del préstamo. Años después de haberlo contratado, las cuotas experimentaron subidas “escandalosas”, según Asufin.

El consumidor tenía un sueldo alto y estable pero a pesar de ello encontró “serias dificultades” para afrontar los pagos.

PERJUICIO CIFRADO EN 150.000 EUROS

La asociación de usuarios presentó un informe pericial que cifraba en 150.000 euros el perjuicio económico para el afectado. El crédito fue suscrito por 477.790 euros, pero después de pagar nueve años de cuotas por un importe superior a los 300.000 euros, la deuda pendiente con el banco era de 394.850 euros.

La abogada colaboradora de Asufin, Cristina Borrallo, demandó a Banco Popular alegando que actuó de mala fe por no informar al consumidor de la auténtica naturaleza del producto.

Según el afectado, nunca le explicaron las variaciones que podía sufrir el capital pendiente ni se realizó ninguna simulación con los diferentes escenarios potenciales para que tomara conciencia del riesgo.

El banco alegó que el contrato era claro y que el demandante fue informado con anterioridad de todas las particularidades y riesgos del producto. Según Asufin, la juez no encontró documentos precontractuales que lo avalaran, como una oferta vinculante o la simulación de escenarios.

En su sentencia, la juez no considera acreditado que el perfil del consumidor sea el de alguien con conocimientos financieros y aprecia mala praxis. También recrimina que el banco se ampare en el sindicato, con el que firmó un convenio, para ofrecer este producto para suplir su deber información y diligencia.

Ajustándose a la doctrina del Tribunal Supremo, la juez anula la cláusula y condena al Banco Santander a volver a calcular la deuda en euros. Deberá devolver también las comisiones y gastos y todas las cantidades percibidas en exceso de cada cuota, y volverlas a calcular todas en euros, referenciando su totalidad al Euribor más el diferencial pactado con sus intereses.

En el comunicado difundido este viernes, Asufin ha lamentado que “la hipoteca multidivisa tiene atrapadas a cientos de miles de familias en España y los bancos llevan el litigio hasta las últimas instancias, a pesar de que los tribunales no dejan de condenarlos”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.