La Policía Nacional ha tramitado una denuncia por atentado contra la autoridad contra un ciudadano de origen argelino que atacó con arma blanca a un agente en Alicante cuando trataba de identificarlo en la calle. El chaleco anticorte evitó que el funcionario resultase herido, según informa a Europa Press un portavoz de la Policía Nacional.

Las citadas fuentes han descartado el móvil terrorista y han explicado que se tramitó una denuncia por atentado contra la autoridad – y no por lesiones o intento de homicidio– contra uno de los tres argelinos que se resistieron a ser identificados por la Policía, que relaciona al agresor con la delincuencia común.

Los hechos ocurrieron a las 4.45 horas del 27 de noviembre en la calle Maestro Alonso de Alicante, cuando agentes de la Policía procedieron a identificar a tres ciudadanos de origen argelino “en actitud sospechosa”: H.A, de 27 años, A.N., de 23, y H.R., de 18, según el atestado policial al que ha tenido acceso Europa Press.

Los tres policías uniformados que “realizaban labores propias a su cargo en prevención de la seguridad ciudadana” describen que observaron a tres individuos “en actitud sigilosa mirando a su alrededor”. “Al ver el vehículo policial, comienzan a ponerse nerviosos aumentando la velocidad de la marcha”.

Los agentes salen de su vehículo oficial y, cuando están a la altura de ellos, “de forma sorpresiva” el que dice llamarse H.A. saca un cuchillo con mango de color marrón y hoja de corte de 21,5 centímetros que portaba dentro de su ropa. Sin dar tiempo de reacción, le lanza un corte a la altura abdominal, mientras pronuncia una frase en árabe que los policías no traducen. Acto seguido sale corriendo del lugar.

AGRESIÓN CON UN SEGUNDO CUCHILLO

La agresión con el cuchillo traspasa el chaleco de protección del policía, provocando un corte sobre el tejido de 28 centímetros de longitud. “De no ser por dicho chaleco, hubiera producido un corte en una zona vital”, advierten los funcionarios de la Policía en Alicante.

Los otros dos argelinos impidieron en un primer momento que los agentes detuvieran al agresor, ya que fueron empujados para facilitar la huida de su compañero. Estos dos fueron esposados y los agentes salieron a la carrera tras H.A, viendo que en todo momento portaba por las calles un cuchillo, sin obedecer a la orden de alto.

Fue a la altura del centro sanitario de Plaza América, delante de un parking, donde se apresa a H.A., ya que tropieza y se cae al suelo, perdiendo el cuchillo que blandía. No obstante, cuando un agente procede a levantarlo de suelo, éste se gira y saca otro cuchillo más pequeño que el anterior e intenta clavárselo en el hombro al agente, algo que evita dando un paso atrás. Esta segunda arma se describe como un cuchillo de mango de color negro y hoja de corte de 9,5 centímetros.

Este policía desenfundó su arma reglamentaria y solicitó al agresor en varias ocasiones que tirara su cuchillo, hasta que obedece. Con la ayuda de otro compañero, lo redujeron y engrilletaron usando, según el atestado, “la fuerza mínima indispensable”. A los arrestados se les informó del motivo de la detención y se les trasladó a dependencias médicas tras un cacheo de seguridad.

Los policías reflejan en su atestado que los tres individuos de origen argelino se mostraron “en todo momento hostiles” hacia ellos y “nada colaborativos”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.