EP

Podemos, Ciudadanos y PSIB han apoyado la decisión del presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, de aprobar una reforma del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para que sean los bancos los que paguen este impuesto en las hipotecas a partir de ahora. No obstante, el PP ha tildado su reacción de “populista”.

Estas declaraciones han tenido lugar después de que el Tribunal Supremo (TS) fallase el martes que sean los clientes quienes asuman finalmente el pago de este impuesto.

En concreto, el portavoz de Podemos en el Parlament, Alberto Jarabo, ha valorado “positivamente” la reacción “tanto de Sánchez como de los jueces del país que han pedido la dimisión de quienes han votado a favor de esta sentencia”.

Por ello, ha acusado al TS de “actuar en contra del interés general y de la mayoría de la gente del país” y ha elogiado la decisión del presidente del Gobierno con el fin de que “no sean los ciudadanos los que paguen este impuesto, sino los bancos”.

Asimismo, ha defendido “la contundencia y la rapidez” de Sánchez en “la defensa de la independencia del poder judicial” ante “un insulto más hacia los ciudadanos”. “Entendemos que se tiene que valorar como toca, con un aplauso”, ha añadido.

“VA EN BUENA LÍNEA”

Por su parte, el portavoz del PSIB, Andreu Alcover, ha destacado que la propuesta de Sánchez es “lo que se esperaba” del Gobierno, “una buena medida ante una ley que no está clara”. “Creemos que va en buena línea”, ha señalado.

Con respecto a la propuesta del líder del PP, Pablo Casado, de eliminar definitivamente el impuesto, Alcover ha asegurado “no acabar de entender su idea” porque, según ha señalado, es una decisión “directamente populista” ya que “el PP siempre que está en la oposición quiere quitar los impuestos o bajarlos pero luego gobierna y los sube”.

El portavoz de Cs, Xavier Pericay, ha tildado de “lamentable” la decisión del TS y ha lamentado que esto dé “una imagen preocupante de la justicia del país” al mantener este “impuesto injusto”. “El hecho de que se haya anunciado que los ciudadanos dejarán de pagarlo es una buena noticia”, ha añadido.

No obstante, ha criticado que los partidos que han gobernado durante la aplicación de este impuesto, que lleva 23 años en vigor, no hayan tenido “la necesidad de deshacerlo hasta la llegada de este lamentable episodio”.

Además, ha recordado que si se hubiese producido una sentencia en valor retroactivo “se habría devuelto mucho dinero a los ciudadanos” y este dinero “lo tendría que haber devuelto cada gobierno autonómico” por lo que, según ha explicado, “no hay que pensar que esto no tiene ningún coste”.

“POPULISMO DEL FÁCIL”

Finalmente, la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Margalida Prohens, ha insistido en que, “gusten o no, las sentencias hay que acatarlas”, aunque ha reconocido que esta “deja en una situación de vulnerabilidad a muchas familias”.

En concreto, ha acusado a Sánchez de “hacer populismo del fácil” con su propuesta de que no sean los clientes los que paguen este impuesto y ha defendido la postura de Casado sobre su “eliminación”, la única medida que, a su juicio, “es válida”.

También ha criticado a la presidenta del Govern, Francina Armengol, por publicar un tweet en el que califica de “injusta” la sentencia ya que, según Prohens, “Armengol, que se niega a bajar los impuestos a los ciudadanos de Baleares, no tiene credibilidad para ponerse al lado de las familias que tienen que pagar este impuesto”.

“Menos tweets y más acciones, menos tonterías en redes sociales y más votar a favor de la bajada de impuestos que propone el PP, porque con los Presupuestos que proponen volverán a ir en contra de la rebaja de impuestos”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.