Foto: Reuters


Miles de personas han salido este domingo a la calle en Bulgaria para protestar contra el aumento de los precios del combustible y la subida de impuestos sobre los vehículos más antiguos y contaminantes.

En Sofía, la capital del país, una multitud ha protestado al grito de “mafia” y “basura” en un intento por expresar su frustración ante el aumento de los costes que supone vivir en uno de los países más pobres de la Unión Europea.

Las protestas se han extendido a una veintena de ciudades búlgaras, donde decenas de personas han bloqueado calles y carreteras durante horas –incluida una de las principales vías para llegar a Grecia–. Algunos han exigido la dimisión del primer ministro, Boiko Borisov.

La decisión del Gobierno de subir los impuestos a los vehículos más antiguos ha provocado la ira de gran parte de la población, que cuenta con un salario mensual promedio de 575 euros.

La oposición ha condenado la decisión y ha alertado de que afectará a más de 2 millones de coches en el país, los cuales pertenecen al sector más pobre de una población compuesta por unos 7 millones de personas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.