Theresa May
Foto: Reuters


La primera ministra británica, Theresa May, ha asegurado este domingo que la solución negociada para garantizar a España que tendrá derecho a veto en los acuerdos que afecten a Gibraltar no cambia en nada la posición británica en cuanto a que defenderá su soberanía sobre el Peñón y que cuando negocie con la Unión Europea lo hará para “toda la familia de Reino Unido, incluido Gibraltar”.

“Que nadie lo dude, Reino Unido negociará en el futuro por todo Reino Unido, incluido Gibraltar”, ha apostillado en rueda de prensa desede Bruselas tras la aprobación del Acuerdo de Salida de Reino Unido de la UE por parte de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho.

Además May ha subrayado tras que con este pacto, su país recupera su soberanía en cuestión de control de fronteras, de presupuesto y de legislación y ha vaticinado un “futuro brillante” para la UE.

Así, May ha destacado que con este acuerdo “pone fin al libre movimiento” de personas, devuelve el control de fronteras; “podremos gastar el dinero de los contribuyentes conforme a nuestros criterios” porque se recupera el “control de nuestro dinero”; y Reino Unido recupera el control de las leyes con la separación de la normativa comunitaria y la británica.

May también se ha referido al éxito que supone mantener la unidad territorial de Reino Unido y evitar sin embargo una “frontera dura” en Irlanda del Norte.

“Este acuerdo es el resultado de un largo difícil proceso de negociación. Mucha gente dijo que sería imposible, pero yo lo rechacé desde el principio”, ha apuntado May, que ha destacado que el pacto permite una relación cercana “con nuestros amigos y vecinos”, “una relación más cercana (con la UE) que la de ningún otro país”.

Por otra parte, la primera ministra británica ha rechazado una vez más la posibilidad de repetir el referéndum del Brexit y ha defendido la necesidad de que el Parlamento británico apruebe el acuerdo tal como ha sido cerrado por los jefes de Estado y de Gobierno europeos en la cumbre extraordinaria de este domingo.

Lo que no está claro es si May contará con una mayoría suficiente para aprobar el acuerdo en el Parlamento británico, ya que la principal contestación procede de su propio Partido Conservador, en el que una parte considera que el acuerdo mantiene a Reino Unido demasiado vinculado a la UE. En ese sentido, May ha advertido de que “más división, más incertidumbre” si el acuerdo no es ratificado en Londres.

Así, ha destacado que este es “el acuerdo que está sobre la mesa, el único acuerdo posible”; “no se consigue todo lo que se quiere”, y ha prometido que lo defenderá con todo su corazón.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.