Foto: Reuters

Los atentados de los milicianos talibán causaron una cifra récord de víctimas civiles en la jornada electoral de las elecciones parlamentarias celebradas el 20 de octubre, con más de 50 muertos y 339 heridos, según un informe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

El informe de la UNAMA pone de manifiesto que en la jornada electoral principal, el 20 de octubre, y los días siguientes, en los que continuó la votación en algunos centros, se registraron 435 víctimas civiles de ataques de los talibán (56 muertos y 379 heridos).

El 20 de octubre, el balance de la ONU es de 388 víctimas, de las cuales 52 corresponden a muertos y 339 son heridos por ataques relacionados con la violencia contra la celebración de las elecciones.

Según Naciones Unidas, este “el mayor nivel de daños a civiles” registrado en unas elecciones en comparación con las anteriores cuatro citas con las urnas en Afganistán. “El nivel de daños civiles comparado con las elecciones parlamentarias es particularmente alto en relación con anteriores ciclos electorales cuando se tienen en cuenta los muertos y heridos por violencia electoral en los meses anteriores durante el registro de votantes y el periodo de campaña”, ha indicado la UNAMA, en un comunicado.

El informe de la ONU señala la grave preocupación por los numerosos ataques llevados a cabo por los insurgentes, principalmente los talibán, contra objetivos civiles y contra zonas pobladas durante las elecciones, incluidos los atentados contra colegios usados como centros electorales.

Estos ataques fueron perpetrados principalmente con métodos indirectos de fuego como el lanzamiento de cohetes, granadas y morteros, además de la colocación de artefactos explosivos improvisados (IED).

Los ataques con sistemas indirectos (cohetes y otros proyectiles) lanzados contra centros electorales y zonas civiles han provocado el 38 por ciento de las víctimas civiles mientras que los atentados con artefactos explosivos, en su mayoría cerca de colegios electorales emplazados en escuelas, clínicas y mezquitas han supuesto el 23 por ciento del total.

Los tiroteos llevados a cabo por insurgentes han causado el 12 por ciento de las víctimas. La violencia electoral ha acabado con la vida de 23 niños y de dos mujeres, además de decenas de heridos en esos dos sectores.

El informe de la UNAMA subraya que hay un patrón de amenazas, intimidación y acoso, con secuestros incluidos, por parte de los talibán en relación a las elecciones parlamentarias. “Estos incidentes, considerados junto a una serie de declaraciones públicas realizadas por los talibán en relación a las elecciones, revelan una campaña deliberada para alterar y socavar el proceso electoral y privar a los ciudadanos afganos de su derecho a participar libremente en el proceso político sin miedo”, ha afirmado la Misión de la ONU.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.