Foto: Reuters


El Gobierno afgano estima que más de 100.000 personas son adictas a la heroína en la provincia afgana de Kandahar, epicentro de la producción de opio en el país centroasiático, principal exportador de heroína del mundo.

En una encuesta a nueve mujeres ingresadas en un centro de intoxicación, la pobreza y la inseguridad emergen como factores principales de la adicción al narcótico.

Las cifras se disparan en el resto del país, donde la cifra reconocida oficialmente de adictos llega al millón, una décima parte de ellos menores de diez años, según el jefe del Departamento Antidroga del Ministerio de Salud, Shahpor Yusuf, a Tolo News.

La de las drogas es una epidemia endémica en Afganistán, y fuentes extraoficiales consideran que al menos tres millones de personas son drogodependientes, es decir, uno de cada diez afganos.

Actualmente hay al menos 20 centros de rehabilitación de drogas en todo el país que tratan a mujeres y niños, una cantidad a todas luces insuficiente para contener la crisis.

AUMENTO DE LOS CAMPOS DE OPIO

La producción del opio en Afganistán ha alcanzado en 2017 un nivel récord de 9.000 toneladas, lo que representa un aumento del 87 por ciento en relación a la cifra de 2016, según el último informe anual elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Ministerio de Narcóticos de Afganistán y publicado este miércoles.

«Es probable que aumente la insurgencia y la financiación de grupos terroristas dentro de Afganistán, mientras que una mayor cantidad de heroína, de alta calidad y bajo coste, llegará a los mercados en todo el mundo, llevando a un mayor consumo», ha advertido la UNODC.

Según la Oficina de Naciones Unidas, el aumento de la producción se debe principalmente al aumento de la superficie cultivada de amapolas, que también ha alcanzado su propio récord –328.000 hectáreas en 2017, un 63 por ciento más en comparación con las 201.000 hectáreas de 2016–.

«El desalentador aumento del año pasado se ha convertido en una tendencia profundamente alarmante en el cultivo y la producción de opio en el país», ha dicho el director ejecutivo de UNODC, Yury Fedotov, en un comunicado.

El valor total estimado de la producción de opio en 2017 ha aumentado un 55 por ciento en comparación con 2016. La explotación del opio en Afganistán genera un total de 1.390 millones de dólares (1.174 millones de euros), lo que equivale al 7 por ciento del PIB nacional afgano. Afganistán produce el 90 por ciento del opio que se consume en el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.