Marie-Chantal Miller
VANITY FAIR


Marie-Chantal Miller es sin duda un personaje que genera tanto interés como polémica. Se mueve entre el lujo y la realeza y se ha convertido en la imagen más cercana de la familia real de Grecia. No suele callarse sus opiniones jamás, manifestándolas en redes sociales cada vez que tiene oportunidad, pero esta vez da un paso más allá y concede una reveladora entrevista a la edición española de la revista Vanity Fair.

«Hay que aceptarlo, yo lo hago, mis hijos también, no nos queda otra opción. Ellos han elegido ser figuras públicas y mostrar su vida en cuentas abiertas. Es muy importante tener opiniones libres, ser capaz de elegir tu vida y decidir lo que te gusta y lo que no», defiende la empresaria de éxito en sus declaraciones a la conocida publicación tanto sobre su exposición pública como la de sus hijos.

Y es que aunque Marie-Chantal no proviene de la realeza sabe bien lo que es pertenecer a una importante familia y llevar una vida digna de sangre azul. Su padre es el millonario empresario Robert Warren Miller, dueño del Dutty Free, sin embargo la entrevistada explica sus orígenes humildes, que la ha convertido en quien es: «Mi padre viene de una familia humilde y trabajó muy duro para tener éxito. Mi madre es de Ecuador y tiene un talento increíble. Es muy cariñosa, muy latina. Y la mezcla de los dos… con buenos valores de familia, y ella, con su manera de ser, ha sido increíble».

Pero su vida cambio cuando se casó con Pablo de Grecia y el foco mediático se fijo sobre ella, aunque reconoce que por amor sería capaz de cualquier cambio: «Estar expuesta a tantas culturas me ha hecho ser más sensible y abierta a los cambios. Me casé con Pablo, y su familia tiene una gran historia detrás. Si él me hubiera pedido que nos fuéramos a vivir a Grecia, para mí habría sido muy fácil, porque me adapto con gran facilidad y me siento cómoda en cualquier sitio».

Consciente de la importancia de su familia política siempre se ha posicionado a su lado, transmitiéndole también a sus hijos esos valores: «Cuando tuvimos a nuestros hijos, queríamos criarlos en Europa para que no perdieran su historia y sus valores. Mis suegros estaban todavía en Londres y nuestro deseo era que crecieran cerca de sus abuelos», y es que ella misma reconoce que: «Pablo tiene una gran familia y con ello viene una gran responsabilidad».

La princesa griega es sin duda una gran tuitera, sembrando la polémica cada vez que hace una publicación, además de ser una bloguera muy seguida y todo un referente en lifestyle. «No me disculpo por ser como soy. No tengo nada que ocultar. Poseo opiniones propias, soy fuerte y tengo los pies en la tierra. Además, he decidido ser una figura pública en Instagram, porque dirijo un negocio y llevo un blog», reconoce la británica cuando le preguntan al respecto.

En cuanto a su marido Pablo de Grecia solo tiene buenas palabras y confiesa: «Pablo es mi consciencia. Cuando me casé con él, nunca sentí que tenía que guiarlo o que él debía guiarme a mí. Siempre me ha hecho sentir que podíamos ser iguales, caminar juntos de la mano. Desde que estoy con él es mi mejor consejero».

Sin duda, unas palabras cargadas de significado que llegan justo cuando Miller cumple 50 años, una cifra que no le preocupa en absoluto y es que tiene su filosofía de vida muy clara: «Siento que la mente no envejece, yo creo que deja de hacerlo en un determinado momento. La mía paró sobre los 32 años. Considero que todo el mundo tiene un punto de parada, la mente no envejece, solo el cuerpo. Todavía me siento como si tuviera esa edad. Soy joven, activa y disfruto de la vida. Me siento en tan buen momento… Cincuenta es un número redondo. ¿No?».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.