Una investigación de la Universidad de Edimburgo (Escocia) con peces cebra ha concluido que el sistema inmune ayuda a reparar conexiones nerviosas dañadas por lesiones en la médula espinal.

En concreto, el estudio, publicado en la revista ‘Nature Communications’, ha hallado que unas células inmunes grandes, llamadas macrófagos, producen unas moléculas que enfrían la inflamación en la lesión espinal, lo que permite a las células nerviosas cerrar la brecha y reparar las conexiones perdidas. Los macrófagos ayudan al cuerpo a luchar contra las infecciones y en la cicatricación de las heridas.

“Los peces cebra son interesantes para nosotros porque pueden recuperar la capacidad para nadar completamente después de una lesión de la médula espinal”, ha explicado la investigadora del estudio, la profesora Catherina Becker.

Estos resultados pueden ayudar en el desarrollo de terapias para personas con daños en la médula espinal, pero el siguiente paso será entender la función de estas moléculas en el cuerpo humano.

“Nuestra investigación se focaliza en entender los factores que intervienen en el proceso para buscar maneras potenciales de desarrollar tratamientos para la gente”, ha indicado Becker.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.