La media de espera para entrar en una residencia para personas mayores en Baleares es de un año y hay entre 800 y 1.000 personas en la lista para acceder, lo que supone, según la subdirectora del undécimo Anuario del Envejecimiento de las Islas, Lydia Sánchez, “el reto” de las Islas.

Así lo ha revelado la directora de Conocimiento del Área de Dependencia y Desarrollo del Intress, Maria Coll, y colaboradora del Anuario –una iniciativa de la Conselleria de Cultura, Participación y Deportes del Govern, el Consell de Mallorca y la Universitat de les Illes Balears (UIB) con el apoyo de la Fundació Guillem Cifre de Colonya–, donde también se ha concretado que casi la mitad, un 46,21%, de población envejecida en Mallorca vive en Palma.

((Habrá ampliación))

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.