GVA

Las mujeres con cáncer cervical en fase inicial que se someten a una histerectomía mínimamente invasiva tienen un 65 por ciento más de riesgo de muerte que aquellas que se someten a una cirugía abierta, según un estudio realizado por investigadores del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista ‘New England Journal of Medicine’.

Cada año, alrededor de 13.000 mujeres en los Estados Unidos son diagnosticadas con cáncer cervical y, la mayoría de las que lo padecen en las fases tempranas, son sometidas a histerectomía radical, la cual consiste en extirpar el útero, cuello uterino y los tejidos circundantes.

“Los estudios han demostrado que para la mayoría de los cánceres, los resultados con una cirugía menos invasiva son comparables a la cirugía abierta, con el beneficio adicional de menos complicaciones postoperatorias a corto plazo”, han dicho los investigadores, quienes, no obstante, quisieron analizar si realmente este procedimiento era tan seguro como la cirugía abierta.

Así, pudieron comprobar que dentro de los 4 años posteriores a la cirugía, el 9,1 por ciento de las mujeres que se habían sometido a una cirugía mínimamente invasiva había fallecido, frente al 5,3 por ciento de las que fueron intervenidas con cirugía abierta.

El estudio no investigó los motivos por los que la histerectomía mínimamente invasiva podría aumentar el riesgo de mortalidad, si bien los expertos creen que los manipuladores uterinos, que se utilizan para retraer y visualizar el área pélvica durante una histerectomía mínimamente invasiva, pueden propagar inadvertidamente células tumorales microscópicas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.