Nueve personas trabajan desde hace ya casi dos meses a tiempo completo en el montaje del sistema eléctrico de control destinado a una planta tratamiento de residuos de Baleares.

Un trabajo de ingeniería de alto nivel que no es habitual en las islas pues instalaciones de tal complejidad suelen importarse ya acabadas desde Barcelona, Valencia o Madrid.

Según ha explicado a Crónica Balear Enric Cuadros, gerente de la empresa que está llevando a cabo el montaje (Grupo Electrostocks), los factores determinantes de esa situación han sido tres: “Por un lado, los costes. Hasta ahora resultaba más rentable importar el sistema acabado que montarlo aquí. Por otro lado, el servicio de atención post venta se gestiona ahora íntegramente en Mallorca, lo que permite una respuesta más eficiente y económica y, por último, la falta de personal y talleres con capacidad suficiente para proceder a un montaje que resulta muy laborioso y complejo, problema que la formación profesional de los jóvenes de Baleares ha ayudado a paliar”.

Uno de los muchos problemas a los que deben hacer frente los ingenieros que trabajan en este proyecto, por ejemplo, es la forma en que puede -y debe- integrarse todo un circuito eléctrico con semejantes prestaciones en un espacio algo más amplio que una simple taquilla de las que pueden encontrarse en cualquier gimnasio: “Hay que realizar muchos cálculos para poder distribuir todos los componentes y el cableado acorde a los planos eléctricos en un espacio tan reducido: cálculos de potencia, cableado, sistemas de refrigeración… no es sencillo”, explica Cuadros.

Por otro lado, Juan José Pozo, director técnico del taller de montaje, asegura que los controles por parte del cliente final “son constantes y exhaustivos lo que obliga a extremar la calidad del trabajo que se va concluyendo. El cliente chequea regularmente todo lo que se hace. Sus técnicos se presentan en el taller con regularidad y con un listado de puntos que deben ser comprobados. Por nuestra parte, todo está revisado previamente aunque si el cliente considera que debe hacerse algún cambio, se procede a ello.”

La mayor parte de la instalación, “aproximadamente las tres cuartas partes” -explica Pozo- estará lista para su instalación a finales de mes mientras que el resto no será entregado, aunque dentro del plazo señalado, hasta finales de año.

3 Comentarios

  1. Apreciado Biel Medina, es cierto que la fotografía que no es apropiada ni es nuestra forma de trabajar.
    Fue un error del trabajador que vio un pequeño defecto y quiso arreglarlo con la máxima celeridad posible. Trabajamos constantemente con todos los protocolos de seguridad pero esta vez cometimos un error.
    Estamos trabajando para que aunque crean que es algo de un segundo, un retoque o cualquier otra cosa trabajen siempre igual y cumpliendo las normas y protocolos.

  2. Vaya por delante que me agrada que se ejecuten este tipo de trabajos en las islas y no se importen de la península ni de cualquier otro lugar.
    Pero, señor periodista, que redacta entre otras cosas de esta noticia el títular. Por favor… ¿ no había otra fotografía?
    Si esto llega a ojos de talleres de cuadros eléctricos de prestigio de Madrid o Barcelona o de cualquier técnico con conocimientos en la materia provocaremos una carcajada. Que hace esa persona encima de una puerta de armario haciendo los cortes con la sierra de calar. En vez de meterla en un control númerico o por falta de recursos pedir al proveedor que la mande troquelada. Ya que es un gran proyecto de ingeniería y precisión, los troqueles tendrían que estar más que definidos con anterioridad.
    En fin! Había bastado con no mostrar está fotografía sino cualquier otra. Así parece una noticia de propaganda barata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.