El Ministerio del Interior condecora a Doky, el perro antiexplosivos de Baleares


El pasado 27 de septiembre un can que trabaja en la Jefatura Superior de Policía en Illes Balears fue condecorado con la medalla de Mención Honorífica.

“Doky”, como se llama el animal, es un labrador macho de diez años que con tan solo cuatro meses despuntaba ya como candidato idóneo a perro detector de explosivos.

La Policía Nacional ha querido resaltar “su buen carácter, entereza, valentía e integridad ante estímulos exteriores; sin dejarse jamás impresionar por eventualidades del entorno, así como su excelente estado psicofísico, manteniendo un equilibrio de idoneidad imperturbable y constante que enseguida hizo que su guía se empezara a dar cuenta del potencial que tenía su compañero canino”.

UN PERRO POLICÍA QUE HA DEJADO HUELLA

A medida que fue pasando el tiempo, las ganas de aprender de “Doky”, así como su potencial olfativo, temple y seguridad, le facultaban como un animal de excepcional efectividad y conveniencia para su trabajo.

“A todo”, añaden desde la policía, “se añadía un carácter alegre y juguetón haciendo con ello que su repuesta al adiestramiento fuera idónea. Y así ha sido como se ha forjado un perro Policía de los que dejan huella y cuya compenetración con su guía creó un vinculo inquebrantable”.

Tras diez años de servicio, su vida activa está llegando a su fin pero la Policía no olvida los miles de servicios prestados por el can: “requisas preventivas realizadas siempre con su característica intensidad, energía y determinación. Ha formado parte de cientos de dispositivos extraordinarios (Casa Real, visitas Autoridades Nacionales y Extranjeras, amenazas terroristas, etc) y ha participado en muchísimas incidencias a cualquier hora del día relacionados con la detección de posibles artefactos explosivos y colaborando con los TEDAX y con la Brigada de Información a quienes ha transmitido ese plus de seguridad que transmite un perro bien adiestrado”

Aunque los motivos por los que se le ha concedido la mención honorífica a “Doky” no se basan solo en los servicios prestados a la Policía Nacional (los cuales de por si deberían ser suficientes) sino también en su gran labor social realizada.

Hablamos de un perro que, por su carácter alegre y juguetón junto con una extraordinaria obediencia avanzada, ha levantado pasiones en miles de niños y ha conmovido el corazón de cientos de ancianos. Participando de forma desinteresada y transmitiendo alegría a quien más lo necesitaba ha colaborado de forma directa con la Delegación de Participación ciudadana de esta Jefatura Superior realizando exhibiciones y visitando hospitales infantiles y residencias de ancianos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.