Foto: Reuters

Robert Bowers, el autor del tiroteo efectuado el pasado sábado en una sinagoga de Pittsburgh que se saldó con once muertos y seis heridos, se ha declarado no culpable de los 44 cargos que se le imputan durante la vista judicial celebrada este jueves.

Bowers, de 46 años, irrumpió en la sinagoga Árbol de la Vida y abrió fuego de forma indiscriminada, en el mayor ataque cometido contra la comunidad judía de Estados Unidos en la historia reciente. Finalmente, la Policía consiguió reducirle y detenerle.

La Fiscalía le acusó en un principio de 29 cargos por usar un arma de fuego para cometer un homicidio y por delitos de odio, pero el miércoles amplió la acusación a 44 cargos incluyendo otros por las lesiones causadas a los cuatro policías que intentaron frenarle. Podría ser condenado a la pena de muerte.

“Sí”, ha contestado Bowers cuando el juez le ha preguntado si entendía los cargos. Su abogado, Michael J. Novara, ha presentado una declaración de no culpabilidad en nombre de su cliente.

“Hoy empieza el proceso para hacer Justicia a las víctimas de estos terribles actos”, ha dicho el fiscal del caso, Scott Brady, en su turno de palabra.

Por su parte, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, ha emitido un comunicado en el que defiende “el derecho de todo estadounidense a acudir a su lugar de culto con seguridad”.

“Estos presuntos delitos son un acto repugnante contra los valores de nuestra nación, por eso (este caso) no solo es importante para las víctimas y sus seres queridos, sino para Pittsburgh y todo el país”, ha enfatizado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.