Francisco Javier Salas xisco
Francisco Javier Salas, el Policía Local de Llucmajor que ayudó a detener al presunto asesino


Crónica Balear ha podido hablar con Francisco Javier Salas, el Policía Local de Llucmajor que el pasado viernes logró interceptar, junto a otras dos personas, al hombre que asesinó  a su expareja en Conforama.

Sobre las 16:45 horas, Rafael Pantoja, de 45 años, se presentó en el citado centro comercial y asestó varias puñaladas a Sacramento Roca, de 36 años, quien falleció minutos después.

Tras llevar a cabo el ataque, Pantoja se dio a la fuga a la carrera perseguido por un joven que había sido testigo de lo sucedido.

Al tomar la calle Lledoners, este joven gritó solicitando ayuda para detener al agresor y voceando “ha acuchillado a una mujer y lleva un cuchillo”.

En esa misma calle se hallaba Francisco Javier junto a un amigo que también es guardia de seguridad, como el agresor, y que esperaban el autocar que portaba a sus hijos del colegio.

Ambos vieron pasar ante ellos a Rafael Pantoja y a su perseguidor pero al oír lo que gritaba este último, se sumaron a la persecución.

Tras recorrer unos cien metros a toda velocidad, Francisco Javier tomó la cabeza de los perseguidores y logró acercarse lo suficiente hasta Pantoja como para comprobar que efectivamente, portaba un cuchillo tipo machete en su mano derecha y que tenía rastros de sangre en la misma.

Así, le dio el alto en varias ocasiones, siempre muy atento a la posible reacción del agresor quien acabó por detenerse y encararse con sus perseguidores tras alzar el cuchillo hasta la altura del torso, blandiéndolo de forma amenazadora.

“En especial”, explica Francisco Javier, “las amenazas se dirigían hacia el joven que había comenzado la persecución en Conforama, quien no se amedrentó por ello”.

Se vivieron entonces momentos muy tensos: “No tiene nada que ver la realidad con las películas”, explica el agente -quien practica boxeo desde hace veinte años-, “cuando una persona esgrime un arma blanca y tú no tienes otra cosa que tus puños para hacerle frente, la situación se torna muy peligrosa para ti, y más con la complexión física que tenía el individuo”.

Por esa razón, los tres perseguidores se mantuvieron a una distancia prudencial de Rafael Pantoja listos para evitar una cuchillada si este lanzaba un ataque. Sin embargo, se dio la circunstancia de que uno de los perseguidores (el guardia de seguridad) le reconoció: “Pantoja, ¿Qué haces hombre?” preguntó, a lo que este contestó: “Me han arruinado la vida”.

Tras una breve conversación entre ellos, el agresor dejó claro que solo se entregaría a la policía, por lo que fue entonces cuando Francisco Javier mostró su identificación al agresor y le solicitó que tirara al suelo el cuchillo, cosa que este hizo.

Finalmente, y tras alejar del sitio el arma de una patada, Francisco Javier logró que Rafael Pantoja se sentara. El presunto asesinó comenzó entonces a llorar y dijo: “Esta tía me ha arruinado la vida. Me hacía la vida imposible y lo he hecho”, expresiones que repitió en varias ocasiones.

Un par de minutos después apareció un vehículo de la Policía Local y, a los pocos segundos, uno de la Policía Nacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.