El abuelo acusado por el homicidio imprudente de su nieta, que falleció al permanecer durante ocho horas en el interior de un coche el pasado agosto en Manacor, ha ratificado este ante una jueza de dicha localidad la versión que en su momento aportó a la Policía.

Hay que recordar que el trágico suceso tuvo lugar el pasado 10 de agosto cuando el abuelo (de 56 años), se hizo cargo de la pequeña desde primeras horas de la mañana y, sobre las siete, estacionó en la calle S’Hort d’es Gabre, olvidándose de la niña -que dormía- en el interior del coche.

Sobre las 15:00 horas el hombre se percató de lo ocurrido y regresó al coche en el que permanecía la pequeña y solicitó ayuda.

Un médico que pasaba por el lugar y dos trabajadores de una clínica intentaron socorrer a la bebé hasta la llegada de los servicios de Emergencia.

A los pocos minutos llegaron varias dotaciones de la Policía Local, la Policía Nacional y dos ambulancias que intentaron reanimar a la pequeña en un portal cercano pero todos los esfuerzos por intentar salvar su vida fueron vanos pues había fallecido debido a las elevadas temperaturas soportadas en el interior del coche.

El abuelo tuvo que ser trasladado hasta un hospital para recibir atención médica ya que sufrió un ataque de ansiedad, quedando la investigación en manos de la Policía Nacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.