La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 56 años por maltratar a una anciana de cien años a la que cuidaba.

Los hechos ocurrieron sobre las 2:00 horas de la madrugada del pasado sábado cuando una mujer de 100 años pulsó el dispositivo de tele-asistencia que portaba encima, enviando una alerta a los servicios de emergencias.

Dicho dispositivo, que se puso en modo micro-altavoz, permitió activar los servicios policiales dado que los operarios escucharon los fuertes gritos e insultos estaba profiriendo la cuidadora de la mujer e inmediatamente contactaron Policía Nacional, que envió a una patrulla al lugar de los hechos.

Tras reiteradas llamadas a la puerta finalmente la cuidadora accedió a abrir, detectando los agentes que la mujer desprendía un fuerte olor a alcohol y que presentaba síntomas de embriaguez, a la vez que escucharon una petición de auxilio que venía del piso superior de la vivienda.

Una vez en la planta superior, los agentes localizaron a la a la anciana en una silla especial, debido a la incapacidad física que tiene. La mujer, al ver a los agentes, y con lágrimas en los ojos, explicó a los policías que su cuidadora había comenzado a insultarle y amenazarle, llegando a temer por su vida y que, por eso, había activado el mecanismo de auxilio.

También les explicó que la cuidadora le había cogido del brazo para evitar que pudiese pulsar el mecanismo de auxilio y que esa era la razón por la que presentaba una rojez en el antebrazo.

Los agentes comprobaron que en varias habitaciones de la casa reinaba el desorden y que había varios efectos dañados por suelo, arrojados al parecer, por la detenida, la cual había dejado a su víctima sin cenar esa noche.

Por todo ello, se procedió a la detención de la cuidadora que llegó a agredir a uno de los policías para intentar evitar ser arrestada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.