El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado los “cambios de criterio” del Tribunal Supremo (TS) y su decisión final sobre el impuesto de las hipotecas, un “espectáculo” que a su juicio requiere las “disculpas” de sus responsables. Y para que no se vuelva a repetir, ha pedido a los demás partidos que apoyen la reforma de Cs que modifica el sistema de nombramiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), para que “no parezca que los jueces actúan al dictado” de nadie.

Así se ha pronunciado Rivera, en rueda de prensa en el Congreso, un día después de que el Pleno de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo fallara que deben ser los clientes, y no los bancos, quienes asuman finalmente el pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados, corrigiendo así a la Sección que innovó la doctrina.

Según el líder de la formación naranja, está resolución “ha provocado conmoción social por cómo ha acabado y cómo se ha desarrollado”, y a su partido le parece que lo que ha hecho el TS es “un escándalo y un bochorno” que genera “incertidumbre” y hace que los ciudadanos “confíen menos” en el poder judicial.

PÉRDIDA DE CREDIBILIDAD DE LA JUSTICIA

Con este “espectáculo lamentable”, la Justicia se ha pegado “un tiro en el pie” y “ha perdido crédito en un momento delicado para el país”, ha manifestado Rivera, que también ha arremetido contra el PP y el PSOE por no haber cambiado la ley durante todos estos años para aclarar quién debía asumir el impuesto.

Cuando le han preguntado si la imagen del Tribunal Supremo se podría ver afectada en el juicio contra el proceso independentista en Cataluña, el presidente de Cs ha contestado que “los separatistas siempre aprovechan cualquier ocasión para degradar la imagen de la Justicia” y de los demás poderes del Estado.

“Para no caer en esa lógica, tiene que haber autocrítica, alguien que diga ‘nos hemos equivocado, así no se pueden hacer las cosas'”, ha subrayado Rivera, que considera que en este caso no se puede “mirar hacia otro lado y echar la culpa a los demás” porque las futuras sentencias que se dicten “no pueden quedar marcadas” por la actuación del Supremo con la cuestión de las hipotecas y sus “cambios de criterio”.

En su opinión, es necesario “pedir disculpas” y “asumir responsabilidades”. Sin embargo, no ha llegado a pedir la dimisión ni del presidente de la Sala, Luis María Díez-Picazo, ni del presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes porque su salida “se va a producir sí o sí” cuando caduquen sus mandatos.

QUE LOS JUECES ESCOJAN A LOS JUECES

Lo que hay que hacer, a su modo de ver, es modificar el sistema de nombramiento de los integrantes del CGPJ como propuso Ciudadanos. En la proposición de ley que registró en el Congreso el pasado julio, plantea, entre otras cosas, que los doce vocales de este órgano que proceden de la carrera judicial sean elegidos directamente por y entre todos los jueces.

Actualmente, cuatro de los veinte vocales del CGPJ deben ser propuestos por el Congreso y otros cuatro por el Senado entre juristas de reconocida competencia, mientras que los otros doce son escogidos también por las Cámaras legislativas (seis cada una) entre jueces y magistrados en activo.

“Es paradójico que algunos partidos critiquen a la Justicia pero luego quieran colocar a los jueces a dedo”, ha manifestado el presidente de Cs, que ha insistido en que deben ser los jueces, “no los partidos políticos y otro tipo de entramados” los que escojan a los miembros del CGPJ.

Con el fin de “dar garantías de independencia” al poder judicial y que “nadie piense que los jueces actúan al dictado de un partido político que les ha colocado ni por presión de ningún ‘lobby'”, Rivera ha instado a PP, PSOE y Podemos a renunciar al “cambio de cromos” en la designación de los vocales del CGPJ y apoyar la reforma de Ciudadanos, que espera poder llevar cuanto antes al Pleno del Congreso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.