Cemex ha ratificado el cierre de dos de sus siete fábricas de cemento en España y el ERE para sus 200 trabajadores, si bien ha aceptado no implementar este ajuste hasta fin de año y participar durante este tiempo en una “mesa de trabajo” con el Ministerio de Industria para “buscar alternativas de industrialización que permitan paliar los efectos” del cierre.

La multinacional mexicana seguirá adelante con el ajuste anunciado a medidos del pasado mes de octubre una vez que el próximo 31 de diciembre concluyan los trabajos de esta mesa, según indicó la firma en un comunicado.

Cemex ha optado finalmente por formar parte de dicha mesa de trabajo con Industria, pero no para replantear su ajuste, sino para contribuir en la “búsqueda de proyectos industriales alternativos” para las dos fábricas en las que dejará de producir cemento, situadas en Gádor (Almería) y Lloseta (Baleares), y soluciones que “minimicen el impacto en el empleo”.

De su lado, el Ministerio de Industria aseguró que “la empresa se ha comprometido a no presentar el ERE hasta que finalice el diálogo que se desarrolle en esta mesa de negociación, que mantendrá reuniones de carácter semanal hasta el 31 de diciembre”.

La constitución de una mesa de trabajo con Cemex fue anunciada por el Departamento que dirige Reyes Maroto a través de un comunicado este martes, la víspera de que la multinacional mexicana iniciara el proceso formal del ERE.

Industria detalló que esta mesa versará sobre el futuro industrial de estas plantas, y en ella también participación, además del Ministerio y Cemex, los gobiernos de las regiones donde están las plantas y los sindicatos.

No obstante, Cemex, en un comunicado inmediatamente posterior, ratificó que “seguirá con el proceso de reestructuración a partir de la conclusión de los trabajos de la mesa”.

SEGUNDO AJUSTE EN ESPAÑA

Cemex anunció a mediados del pasado mes de octubre el cierre de dos de las siete fábricas de cemento que tiene en España, que suman unos 200 trabajadores que, según indicó entonces, se verían afectados por un ERE.

El cierre de estas dos fábricas se vino a sumar al anunciado por el fabricante de aerogeneradores Vestas para su planta de León y al iniciado por el fabricante de aluminio Alcoa para dos instalaciones en Asturias y Galicia.

Cemex, que emplea en España a un millar de trabajadores, atribuye el ajuste “a la drástica y continuada caída de la demanda de cemento” en el país, al “incremento de los costes de operación, principalmente de los combustibles y energía eléctrica, al cambio de normativa europea del CO2 y a la fuerte competencia y pérdida de competitividad en los mercados internacionales”.

Cemex anunció este nuevo ajuste cinco años después de que en los años 2012 y 2013, en plena crisis, acometiera su último recorte en el país, que supuso dos EREs para un total de 436 trabajadores, y la venta de una fábrica de Barcelona. Unos meses después, anunció un acuerdo de fusión a escala europea con la suiza Holcim.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.