Fotos: Isabelle Sleijpen

Camela volvió a obrar el milagro anoche en el Auditorium y congregó a un público que le sigue fiel desde hace 25 años y a los que se suman los jóvenes de la nueva hornada que se han ido añadiendo por el camino.

El milagro consiste en un cuarto de siglo desafiando a las leyes de la industria discográfica para construir una carrera sin altibajos y plagada de éxitos.

Compartieron anoche su último trabajo “Me colé en tu corazón”, además de sus éxitos de toda la vida. El Camela Tour 2018 llega, como siempre, contra viento y marea.

Son expertos en superar dificultades, de modo que los problemas de voz de Ángeles debidos a un fuerte resfriado, no fueron motivo suficiente como para suspender el concierto, aunque el público debió esperar casi media hora debido a este problema.

Amantes de las portadas temáticas, en su último disco han rendido homenaje a la película Grease y además de recordarnos la estética del film, ellos mismos salen caracterizados como ya lo hicieran Olivia Newton John y John Travolta en aquella mítica película.

La historia de Camela es una historia de amor con su público desde sus comienzos, cantando al amor y al desamor con un lenguaje claro y sencillo, sin florituras, y que llegó directamente al corazón de millones de personas que sentían como ellos cantaban.

¿Quién no recuerda aquellos míticos expositores de “cassettes” en todas las gasolineras de España? Pues bien, para quienes sigan pensando que Camela es aquel grupo que tanto se vendía en las estaciones de servicio y en los mercadillos, les voy a recordar que es la segunda formación musical española que más discos ha vendido en toda la historia, tan solo superados por La Oreja de Van Gogh. Siete millones de discos, saquen sus propias conclusiones.

La trayectoria de Camela está sembrada de tesón y de seguridad en sí mismos. Siempre han sido maltratados e incluso denostados por la industria de la música en este país, a pesar de sus ventas millonarias, la consistencia de su trabajo, y la respuesta de un público que les ha sido fiel a lo largo de 25 años.

Al principio de su carrera y a pesar de su incesante actividad, fueron vetados en las radiofórmulas que manejaban la industria y por las televisiones que les consideraban un producto residual.

Pero como el tiempo pone a todo el mundo en su lugar, Camela ha seguido adelante superando ampliamente las trayectorias de artistas muy mimados por el sistema que, sin embargo, han quedado por el camino mientras Ángeles y Dioni seguían paso a paso conquistando cada escenario y sin un solo pinchazo de ventas en ninguno de sus discos.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.