Foto: Reuters

Las autoridades austriacas sospechan que un coronel retirado recientemente ejerció labores de espionaje durante décadas al servicio de Rusia, según ha informado el canciller de Austria, Sebastian Kurz, que ha reclamado explicaciones de Moscú.

“Si la sospecha se confirma, este tipo de casos, independientemente de que tenga lugar en Países Bajos o en Austria, no mejoran las relaciones entre Rusia y la Unión Europea”, ha lamentado Kurz ante los periodistas.

Como primera medida de represalia, Viena ha convocado este viernes el embajador ruso y ha anulado la visita que tenía previsto realizar su ministra de Exteriores, Karin Kneissl, a Moscú.

El espionaje se habría iniciado en la década de los noventa y se habría prolongado hasta 2018, según el canciller austriaco, que no ha revelado más detalles del oficial que figura en el centro de este supuesto escándalo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.