La Estrategia Electoral sin duda alguna siempre será fundamental para cualquier político que esté pensando participar en un proceso de elecciones, pero tener una estrategia no es garantía de éxito, si en ella no confluyen todos los elementos necesarios para que así sea y definitivamente son muchos más de lo que comúnmente se piensa.

¿Confluencia de todos los elementos necesarios?

A continuación te dejo 6 de estos elementos, 3 de lo que debes hacer y 3 en lo que nunca debes pensar, asegurando así una estrategia de campaña exitosa.

  1. LA ESTRATEGIA ES LO SEGUNDO EN LA CARRERA ELECTORAL.

Si, como se lee, siempre desde que tomas la decisión de participar en la elección, la estrategia es lo segundo en la ecuación. Lo primero y es indiscutible, debes realizar un estudio sincero de cómo está tu imagen con el electorado, cuales son tus fortalezas, cuales son tus debilidades, tus relaciones con los medios, y tu posición para ese momento comparada con el resto de los candidatos o posibles candidatos.

  1. YA TIENES LOS DATOS, AHORA DESARROLLA LA ESTRATEGIA.

Al realizar el análisis de tu situación y tomando en cuenta el tiempo que tienes hasta el día de la elección, desarrolla tu estrategia electoral, en la cual estará tu plan digital, tus apariciones en público, ruedas de prensa, comunicados, propaganda, spots giras, visitas, posibles debates, planes de acción si entra en una crisis la campaña, etc.

  1. DATOS Y ESTRATEGIA ¿QUÉ FALTA?

Una estrategia puede estar muy bien diseñada, pero hasta el momento es sólo una maqueta. Ahora tienes que desarrollar un método para poner en práctica esa estrategia, aquí es donde además de otros factores, entra el equipo de campaña, definiendo la estructura del mismo y asignando funciones a cada quien. ¿Quién llevará la estrategia digital? ¿Cómo estará compuesto el equipo de prensa? ¿Cuánto debo invertir en la campaña? Estos, -entre varios puntos-, deben estar definidos antes que comience la carrera para evitar el caos o el desorden.

Ahora hablemos de lo que NUNCA debes pensar de una estrategia electoral.

  1. LA ESTRATEGIA ELECTORAL ES RIGIDA.

Jamás insistamos en que una estrategia electoral debe mantenerse rígida durante toda la campaña,  esto es un error, ya que el monitoreo de la campaña es y debe ser constante, así podremos determinar si existe alguna falla y corregirla de forma temprana, o, si llegase a darse alguna situación sobrevenida, tengamos la capacidad de asumirla adaptándonos al momento.

  1. LA ESTRATEGIA ELECTORAL SE PUEDE MODIFICAR TODO EL TIEMPO.

Justamente lo contrario a lo anterior. No podemos caer en alarmas, muchos de los momentos en los que se cree que la campaña entra en una crisis, son inducidos por los contrincantes para hacerte caer en errores. Cuantas veces no se han visto políticos cambiando la estrategia o el discurso de forma seguida y generando con ello hasta desconfianza por creer que están haciendo un social listening eficiente, y no se preocupan primero en verificar si en realidad son ciudadanos emitiendo opiniones en las redes, o son bots y trolls haciendo de las suyas.

 CON LAS REDES ME BASTA. O, NO LAS NECESITO.

Ambas aseveraciones son un camino seguro al fracaso. La forma de hacer política cambió; porque los electores cambiaron, hoy día, gracias a los avances en tecnología, la llegada del internet y el uso de los dispositivos móviles. La información está siempre a la mano, cambiando sustancialmente al ciudadano, dándole acceso a lo antes inimaginable, volviéndolos más exigentes, ahora son prosumers (producen y consumen), ya que no solo reciben noticias, también las generan.

Las redes no harán el trabajo completo, debes estar, ser, existir en el mismo plano. Eres humano, son humanos, somos humanos.

Para finalizar dejo una frase de Peter F. Drucker

“La estrategia es un commodity.

 La ejecución es un arte.“

“Un asesor de marketing político no deja nada al azar y todo responde a una estrategia.“ 

Felo Jiménez

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.