LOS JAVIS/ EUROPA PRESS REPORTAJES

Con la primera visita de Los Javis a Operación Triunfo 2018 con una MasterClass de Interpretación se desataba la polémica. Muchos espectadores juzgaban a los actores por llevar a los chicos al límite, quienes se rompieron a llorar en varias ocasiones, incluso de usar técnicas psicológicas sin conocimiento. Ambos salieron en su defensa asegurando que para hablar de emociones no hace falta nada más que eso.

Ahora desde CHANCE hemos hablado con la experta en meditación y gestión de emociones y creadora del método Yo Ahora, Úrsula Calvo sobre la polémica y las clases de interpretación del talent show.

“Cuando voy a comer, no siento en mi mesa a un endocrino. Comer, nutrirme, es algo natural, y sólo pediré ayuda si encuentro algo que no va bien y no soy capaz de resolver por mi misma* Pero no sabré si tengo empacho de alcachofas si antes no las he comido, y no me duele el estómago* La nutrición no es ni más ni menos importante, ni más ni menos natural para el ser humano que las emociones. Las emociones forman parte de mi vida, y es imprescindible expresarlas para la salud mental, al igual que todos sabemos que es importante comer sano para la salud física. Si no soy capaz de hacerlo y me siento bloqueada, entonces podré recurrir a un profesional para que me eche una mano. Pero no lo sabré si no me permito expresarlas, y el hecho de no ser consciente no significa que el bloqueo no esté ahí”, reflexiona Úrsula con una metáfora en la que defiende la expresión libre de las emociones, que no fue ni más ni menos lo que paso en la clase de Los Javis.

“Los seres humanos tendemos a negar, reprimir o proyectar sobre los demás las emociones que consideramos “negativas”, sin darnos cuenta de que lo único que conseguimos es que se acumulen en forma de energía retenida que, con el tiempo, causa sufrimiento y enfermedades”, reflexiona la experta, que nos aconseja: “Aprender a observar, aceptar y permitir las emociones que surgen, es el paso fundamental para que no se acumulen, nos invadan y se conviertan en una carga emocional. Por supuesto, hablamos de expresarlas de una forma sana, sin herir a nadie”, asegura.

En defensa de Javier Calvo y Javier Ambrossi sentencia: “Estos chicos se han limitado a pedir a los participantes que dejen fluir sus emociones, sin dirigirlas de ningún modo, con el objetivo de utilizar esa energía a su favor, y así evitar la rigidez propia de las emociones reprimidas que impiden o merman la calidad de la expresión artística”, además apunta que: “A algunos parece que les ha sentado de maravilla. Y si algún otro se ha encontrado con un bloqueo y se da cuenta de que realmente le supera, le han dado una ocasión de oro para plantearse recurrir a ayuda profesional. No veo dónde está el problema, aparte de que tendemos a hacer polémica de todo”, confiesa Úrsula zanjando así la polémica.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.