ESA

El telescopio europeo FlyEye comenzará operaciones en 2020 desde el Monte Mufara, en la isla italiana de Sicilia, con el objetivo de identificar asteroides o cometas peligrosos para la Tierra.

Según aseguran fuentes de la Agencia Espacial Europea (ESA) a un grupo reducido de periodistas, el FlyEye (‘ojo de mosca’) será el primer telescopio de una futura red de dos o tres telescopios que podría hacer un barrido completo del firmamento. El siguiente de ellos en desarrollarse con estas características podría funcionar desde un emplazamiento del hemisferio sur.

A principios de 2016, la ESA adjudicó el contrato para desarrollar el telescopio a un consorcio liderado por OHB Italia (Milán) con la participación de industrias de siete países europeos.

Según las mismas fuentes de la ESA, el FlyEye ya está construido, pero se encuentra en Milán, a la espera de que a mediados de 2019 sea trasladado a la ciudad italiana de Matera, donde se someterá a varios tests. Una vez superados, será transportado al monte Mufara, desde donde operará.

El monte Mufara forma parte de la cordillera de Madonia, en la isla italiana de Sicilia, dominando el pico de Pizzo Carbonara al norte y la estación de esquí de Piano Battaglia.

El nombre de este telescopio –FlyEye u ‘ojo de mosca’– se debe a que este dividirá la imagen en 16 subimágenes para ampliar su campo de visión, con una técnica parecida a la desarrollada por el ojo compuesto de algunos insectos.

La ESA y la Agencia Espacial Italiana (ASI) han firmado este jueves un acuerdo formal sobre el uso del emplazamiento en el monte Mufara para albergar este instrumento. La firma ha sido suscrita por el presidente de la ASI, Roberto Battiston, y el director general de la ESA, Johann-Dietrich ‘Jan’ Wörner, en el marco de la Reunión Interministerial Intermedia (IMM18), que se celebra en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de Villanueva de la Cañada (Madrid). Se trata de una reunión preparatoria del próximo Consejo a nivel ministerial de la ESA, que se celebrará en noviembre de 2019.

Con este acuerdo, la ASI será responsable de desarrollar la infraestructura general del emplazamiento, incluida la carrera de acceso y la acometida de electricidad, agua y datos. Mientras, la ESA será responsable de preparar la ubicación del telescopio, incluidas la cúpula y las edificaciones asociadas, así como otras infraestructuras sobre el terreno. Además, también será responsable, junto con OHB Italia, de suministrar el telescopio en sí.

El acuerdo entre ambas agencias garantiza que este prototipo contará con una ubicación ideal para probar las prestaciones del sistema y evaluar su efectividad en la reducción del riesgo para la Tierra y su población de una posible colisión de asteroide.

El FlyEye es un telescopio muy sensible, por lo que necesita operar en un lugar donde no exista ningún tipo de contaminación lumínica, de ahí que el monte Mufara sea un lugar ideal para acoger este instrumento. Otro de los lugares propuestos era Tenerife, según apuntan fuentes de la ESA, que añaden además que parte de este acuerdo indica que será el Gobierno italiano el responsable de que no haya contaminación en un radio de 15 kilómetros.

Se calcula que, en la actualidad, hay detectados y catalogados menos del 1% de la población total de estos objetos cercanos a la Tierra (NEO). El objetivo del nuevo telescopio es alertar en caso de predecirse la colisión con la Tierra de un objeto de 40 metros en un plazo de dos semanas. De esta forma, las agencias de protección civil nacionales podrían tomar las medidas de seguridad adecuadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.