FLICKR/ PREFECTURA DE LA PROVINCIA DEL GUAYAS

Las células madre embrionarias que forman los rasgos faciales, llamadas células de la cresta neural, utilizan un mecanismo inesperado de movimiento desde la parte posterior de la cabeza hacia la parte frontal para poblar la cara, según revela un nuevo estudio dirigido por ‘University College London’ (UCL), en Reino Unido.

Los autores dicen que sus hallazgos, que se detallan en un artículo publicado en la revista ‘Science’, podrían ayudar a comprender cómo se forman los defectos faciales, lo que lleva a los científicos un paso más cerca de reparar las malformaciones craneofaciales en el embrión.

El nuevo estudio informa sobre un nuevo y sorprendente mecanismo que probablemente sea importante para otros procesos que involucran el movimiento celular, como la invasión del cáncer durante la metástasis o la curación de heridas, que pueden allanar el camino para desarrollar nuevas formas de terapias para cada uno.

“Nuestros hallazgos resuelven una pregunta de larga duración en la comunidad científica sobre cómo se mueven las células. La explicación tradicional compara el proceso con la forma en que se mueve un tren: hay un motor en la parte delantera del tren que genera la fuerza, tirando del resto. Nuestro sorprendente descubrimiento muestra que el motor que mueve las células está en la parte posterior y no en la parte delantera”, afirma el autor principal del estudio, el profesor Roberto Mayor, del Departamento de Biología del Desarrollo y Celular de UCL.

Esto tiene consecuencias importantes, ya que cualquier terapia nueva basada en la modificación del movimiento celular para reparar la malformación facial, mejorar la curación de heridas o inhibir la metástasis del cáncer debe dirigirse a las células de la espalda y no a las células frontales como se hace tradicionalmente.

“En el útero, las células de la cresta neural necesitan migrar desde la parte posterior hacia la parte frontal de la cabeza para formar la cara. Por primera vez, hemos identificado cómo se produce esa migración, y parece ser similar a cómo exprimiríamos la pasta de dientes de la parte posterior de un tubo para mover el contenido hacia delante”, destalla Mayor.

COMPRENDER LAS CAUSAS DEL PALADAR HENDIDO Y LA PARÁLISIS FACIAL

El descubrimiento tiene implicaciones importantes para comprender las causas de los defectos faciales, como el paladar hendido y la parálisis facial, que representan un tercio de todos los defectos de nacimiento a nivel mundial (3,2 millones cada año) y son la principal causa de mortalidad infantil.

Para el estudio, los investigadores investigaron embriones tanto de ranas como de peces, porque sus células de la cresta neural se comportan de manera similar a las de los humanos y su movimiento se usa a menudo para estudiar la propagación del cáncer. Además, se puede estudiar el desarrollo de embriones de ranas y peces sin causar daño.

El equipo utilizó la luz para controlar el comportamiento del grupo de células de la cresta neural utilizando una técnica llamada optogenética. Después de identificar un cable de proteína que rodea el cúmulo que se contrae para mover el cúmulo, encontraron que cuando las células de la cresta neural en la parte posterior del embrión se iluminaron con un rayo láser, se contrajeron y llevaron al movimiento hacia la cara.

“Al aclarar cómo se desarrollan las caras, podemos comenzar a investigar cómo ese proceso puede ocurrir de manera incompleta o diferente para causar defectos faciales y, con suerte, identificar formas de prevenir esos defectos dañinos”, augura el coautor del artículo Adam Shellard, también del Departamento de Biología del Desarrollo y Celular de UCL.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.