EP

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha llamado este lunes a transitar el camino que marcaron las urnas en la jornada del 1 de octubre del año pasado: “Nunca renunciaremos al 1-O”.

Lo ha dicho durante el acto de conmemoración del 1-O en Sant Julià de Ramis (Girona), donde hace un año debía votar el expresidente Carles Puigdemont y donde se vivieron cargas policiales durante el referéndum.

En el acto junto al presidente catalán, Quim Torra, y al que han asistido los miembros del Govern y la pareja de Carles Puigdemont, Marcela Topor, Torrent ha recordado que la jornada del 1-O marcó el camino que cree que Cataluña debe recorrer, “el de las urnas y el de la democracia”, y se ha comprometido a seguirlo.

Ha recordado que durante el referéndum él estuvo en el Pavelló Esportiu Municipal de Sant Julià de Ramis con personas que, pese a no conocerse entre ellas, defendieron las urnas codo con codo: “Un pueblo dispuesto a hacer un acto de determinación, el acto de soberanía popular más determinante”.

“Ese día las porras se llevaron las urnas, pero hicieron crecer la dignidad”, ha afirmado, y ha subrayado que, entonces, los defensores del voto, no querían hacer daño a nadie, solo votar y pusieron su propio cuerpo para defender esa idea.

Por eso, ha calificado aquella jornada de “acto de dignidad colectivo brutal”, ha pedido entenderlo como un acto de futuro más que de memoria de la dignidad, y ha afirmado que tras el 1-O nada será lo mismo.

También ha solicitado a los presentes a mirarse a los ojos como en aquella jornada para que la determinación mostrada entonces sea “la base para concretar lo que nació hace un año”.

“Como dice Oriol Junqueras, somos el fruto de muchas derrotas, pero la semilla de todas las victorias. El 1-O es la semilla de la república”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.