EP

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado este jueves de “infamia” la decisión del Tribunal Supremo (TS) de enviar a juicio a los líderes soberanistas procesados y ha advertido de que no se juzgará solo a estos políticos, sino a más de 2,3 millones de catalanes.

“Hoy no se abre un juicio oral contra políticos honorables y demócratas, sino que se abre un juicio oral contra más de 2,3 millones de catalanes que fueron a votar” el 1-O, ha dicho en declaraciones a los medios desde el Parlament en las que no ha aceptado preguntas.

Ha expuesto que la Generalitat esperaba el archivo de la causa porque considera que no hubo ningún delito, y ha insistido en la posición que tendrá ante una eventual sentencia condenatoria: “Nunca aceptaremos una sentencia que no sea la de la libre absolución”.

Además, ha advertido de que, si es condenatoria, los catalanes se enfrentarán a los fallos judiciales con “la fuerza y la determinación” que ya mostraron el 1-O y también en la huelga que se organizó el 3 de octubre de ese mismo año contra las cargas policiales del 1-O.

Torra ha afirmado que todo el proceso judicial ha sido “una farsa organizada por todos los poderes del Estado español para culpabilizar a unos políticos” que, a su juicio, lo único que hicieron es dar la voz a la ciudadanía.

“Votar no es delito. La democracia no es delito. El delito es que te peguen cuando vas a votar”, y ha dicho que el Estado afronta el conflicto en Catalunya desde una óptica judicial en vez de política.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.