Un individuo, que responde a las iniciales G.E.P.G., ha sido condenado como responsable de un delito de atentado y dos delitos leves de agresión por atacar y agredir a una médica y a un técnico del 061 en Palma en marzo de 2017.

La sentencia impone al acusado una pena de seis meses de prisión por un delito de atentado y de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena así como una multa de veinte días a razón de cuatro euros diarios (hay que recordar que la agresión a un médico cuando trabaja está considerado como un delito contra la autoridad).

Por otro lado, y en concepto de responsabilidad civil, el acusado deberá indemnizar a la médica con 900 euros y al técnico con 5.620 euros.

La jueza del caso dicta la suspensión de la ejecución de la pena de prisión, pero la condiciona al pago de la responsabilidad civil.

Los hechos se remontan al pasado mes de marzo cuando el acusado, hijo de la paciente para la que se solicitó un servicio de atención urgente del 061 “manifestó agresividad y oposición a las decisiones médicas de la doctora”.

Seguidamente, G.E.P.G comenzó a insultar a la médica, se abalanzó sobre ella y comenzó a golpearla tras tirarla al suelo. Al mismo tiempo, un técnico de la ambulancia se interpuso en defensa de la doctora y también resultó herido por los golpes del hijo de la paciente.

El técnico, a pesar de las lesiones sufridas, logró reducir al atacante hasta la llegada de la Policía

El Col·legi de Metges de les Illes Balears (Comib) se personó como acusación particular en defensa de la médica, quien fue representada por la abogada María Antonia Fuster.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.