EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado este miércoles a PP y Ciudadanos de hacer “manitas ideológicas” con la extrema derecha de Vox, una actitud que debilitará sobre todo al Partido Popular de Pablo Casado, que si persiste en esta estrategia permanecerá mucho tiempo en la oposición, según ha augurado.

En el Pleno del Congreso para dar cuenta de la última cumbre europea e informar de la venta de armas a Arabia Saudí, Sánchez se ha permitido advertir a Casado de que los votantes de centro derecha esperan “un PP renovado” y no un partido que vuelva a apostar por “tesis pasadas” que son las responsables de que ahora estén en la oposición.

“Le veo mucho con (el expresidente Jose María) Aznar y haciendo referencias al aznarismo. Acuérdese de que Aznar ganó las elecciones hablando catalán en la intimidad”, le ha espetado a Casado en su turno de réplica.

CASADO, UN “ABSOLUTO IRRESPONSABLE”

Sánchez ha llegado a acusar a Casado de ser un “absoluto irresponsable” por defender que estaría dispuesto a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña aún sin el apoyo de ningún otro partido. Le ha reprochado además que la aplicación de este precepto constitucional sea la única propuesta que tenga para Cataluña.

“Esa vía que usted ha escogido no sé dónde le llevará”, le ha dicho Sánchez a Casado, advirtiéndole de que la política territorial y sobre inmigración que está defendiendo a quien beneficia no es al PP, sino a Ciudadanos y Vox.

De hecho, Sánchez ha considerado que si en la política española ha surgido un trillizo, en alusión a Vox, es por el discurso que se ha ido radicalizando entre los “mellizos” de PP y Ciudadanos.

A esos dos mellizos el presidente les ha afeado que usen el drama que vive Venezuela para “uso doméstico” con el único fin de utilizarlo para reprochar al Gobierno su acuerdo con Podemos. “Y eso es no tener vergüenza, ustedes son políticos sin escrúpulos”, ha denunciado, echándoles en cara que no tengan en cuenta que él, siendo líder de la oposición, no reconoció la legitimidad de las últimas elecciones venezolanas o que periódicamente se reúna con representantes de la oposición al régimen de Nicolás Maduro.

HABLE MÁS CON RAJOY Y MENOS CON AZNAR

Otro asunto de política exterior sacado a colación por Casado, la cuestión de Gibraltar, le ha servido a Sánchez para pedirle al líder ‘popular’ que hable un poco menos con Aznar y algo más con Mariano Rajoy, dado que el Gobierno actual está manteniendo exactamente la misma posición que defendió el Ejecutivo de Rajoy en relación a las negociaciones con Reino Unido sobre Gibraltar por el Brexit.

El presidente también ha lamentado la posición crítica de PP y Ciudadanos con respecto a los Presupuestos Generales del Estado para 2019 en los que trabaja el Gobierno de Sánchez y que, en su opinión, están llenos de “sentido común”.

“¿O no es de sentido común recuperar el subsidio de desempleo a los parados de más de 52 años, recuperar la cotización de la Seguridad Social a cuidadores no profesionales de dependientes, aumentar un 6,7% la inversión en I+D+i, o subir el Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros en un país cuya realidad laboral es dramática con millones de trabajadores cobrando menos de 600 euros”?, les ha recriminado.

El presidente también ha intentado dejar en evidencia el progresismo que reivindica la formación de Albert Rivera, que considera que “no es moderno defender el feminismo y la igualdad laboral” sino que lo moderno es defender la “gestación subrogada”, ha ironizado Sánchez, que le ha recordado a Rivera cómo hace unos años su formación sí defendía una subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.