La escena que muestra la grabación que acompaña esta noticia tuvo lugar este jueves, en el Camí de Son Rapinya, el que transcurre frente la zona de colegios y habla por sí sola: un desaprensivo (por no utilizar otras palabras) sobre un monopatín circula por la calzada agarrado a la parte trasera de un autobús, con el peligro que ello supone tanto para su integridad como para la de otros conductores.

Al parecer, fueron varios los conductores que llamaron la atención al joven pero este no hacía más que reírse de las advertencias y hacer caso omiso de las mismas.

El joven circuló así (al menos) desde la rotonda que comunica el Camí de Son Rapinya con el Colegio Madre Alberta (rotonda en la que hay una gasolinera) hasta la que permite el acceso/salida a la Vía de Cintura.

Una grave infracción que podría haber acabado en tragedia pues, como señala un testigo, “el autobús a veces frenaba, aunque lo hacía de forma suave pero ¿y si hubiera dado un frenazo en seco? o ¿qué podría haber pasado si el joven hubiera perdido el equilibrio y caído con un coche circulando detrás? ¿un atropello? ¿provocar otro accidente?”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.