Foto: Reuters

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, ha asegurado este sábado que incidentes como el asesinato del periodista saudí Yamal Jashogi, socavan la estabilidad en Oriente Próximo y que Estados Unidos tomará medidas adicionales contra los responsables.

El asesinato Jashogi ha provocado la indignación entre los aliados occidentales de Riad y se ha convertido en una crisis para Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de petróleo y aliado estratégico de Occidente.

Arabia Saudí es el eje de un bloque regional respaldado por Estados Unidos contra la creciente influencia iraní en Oriente Próximo, pero el caso de Jashogi ha tensado las relaciones entre Riad y Occidente.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que quiere llegar al fondo del caso, al tiempo que ha destacado el papel de Riad como aliado contra Irán y los milicianos islamistas, así como un importante comprador de armas de los Estados Unidos.

“Con nuestros intereses conjuntos en paz y el respeto inquebrantable de los Derechos Humanos en mente, el asesinato de Yamal Jashogi en una instalación diplomática debe preocuparnos a todos”, ha afirmado Mattis.

“El hecho de que una nación no se adhiera a las normas internacionales y al estado de derecho socava la estabilidad regional en un momento en el que más se necesita”, ha recalcado Mattis, que ha señalado que el caso no disminuirá las relaciones con Arabia Saudí.

CRIMEN EN EL CONSULADO

Jashogi desapareció el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, a donde acudió para tramitar los papeles para casarse. En un principio, Riad aseguró que el periodista había abandonado la oficina consular sano y salvo, pero finalmente el pasado fin de semana reconoció que murió dentro.

De acuerdo con la primera versión de Arabia Saudí, Jashogi protagonizó una discusión con un grupo de agentes saudíes que derivó en una pelea en la que murió accidentalmente. El jueves, la Fiscalía saudí ha determinado que fue un crimen premeditado.

Una fuente del Gobierno de Riad ha contado a Reuters que los agentes saudíes llegaron a Estambul como parte de un plan gubernamental para convencer a los exiliados de que regresaran al país. Jashogi era uno de los que intentaban persuadir.

La oficina del fiscal de Estambul ha preparado una solicitud de extradición por parte de Arabia Saudí de los 18 sospechosos del asesinato de Jashogi, según ha anunciado este viernes el Ministerio de Justicia turco.

Según el Ministerio, los 18 sospechosos en relación con el asesinado del columnista del ‘Washington Post’ están acusado de “asesinato por premeditación, intención monstruosa o tortura”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.