JOSEFINA BLANCO

La separación de Marina Danko y Palomo Linares y parece que sigue dándolo. Tras una polémica ruptura la colombiana consiguió tras un Convenio Regulador una pensión compensatoria y el disfrute de un piso en el Barrio Salamanca durante cinco años. Un piso que vuelve a colocar a los que fueron pareja en el centro de la palestra.

El piso en Diego de León de más de 200 metros y valorado en 1,7 millones de euros ha salido a subasta por la reclamación de un deuda de 800.000 euros en gastos de hipoteca y de la comunidad de vecinos, procediendo el Juzgado de primera Instancia número 31 a su ejecución hipotecaria contra Explotación Ganadera Hermanos Palomo SL, sociedad presidida por Miguel Danko y que nada tiene que ver con la diseñadora de joyas, que se desvincula completamente a través de un comunicado que nos ha hecho llegar en el que explica su versión de los hechos.

Unos gastos que no corrían de cuenta de Marina, tal y como explica en el comunicado. “Soy completamente extraña a las circunstancias financieras, legales y económicas inherentes a la propiedad de la citada vivienda. No soy responsable” y afirma que “según el convenio, ninguno de los gastos inherentes a la citada vivienda era por mi cuenta”.

Además aprovecha para defender que durante el tiempo que vivió en la vivienda “nunca se celebraron fiestas con un gran número de personas, así como que tampoco pernocté con mi pareja Fabio Mantegazza”.

Marina Danko actualmente vive en Mónaco tal y como explican sus palabras, ajena completamente a la polémica a la que se le vinculaba.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.