Terelu Campos sigue ingresada en la Fundación Jiménez Díaz tras someterse a la complicada operación de la doble mastectomía y lo hace muy arropada por sus familiares y amigos más cercanos.

No han sido días fáciles y la cara de su madre María Teresa Campos lo dice todo… Es su rostro el que demuestra más que nada como se encuentra su hija, y especialmente lo duro que es ver a una hija en el hospital: “El postoperatorio es duro, pero como todo haido muy bien, con eso me quedo. Tampoco es fácil para una madre ver sufriendo a su hija”.

Como todos sabemos con cualquier familiar o amigo que haya pasado por quirófano, las horas posteriores son claves y cada hora un sufrimiento a la par que una esperanza: “Estamos muy contentos porque se lo han hecho fenomenal, serán unos días malos que se acabarán pronto”.

Como no podía ser de otra forma María Teresa Campos estuvo durante todo el día cerca de su hija y a la salida lució la mejor de sus sonrisas y es que confirmó que su hija está evolucionando favorablemente: “Si la diferencia entre ayer y hoy y eso es así, cada día mejor, poquito a poco, ya da sus paseítos y todo y me voy muy contenta”.

Aun así, la preocupación sigue coleando en la periodista que está acumulando un cansancio especialmente emocional: “Muchas gracias, falta me hace, más que nada la cosa emocional, tú ves sufrir a tu hija y bueno…”.

Otra de las personas que no se ha separado de Terelu en ningún momento ha sido Carmen Borrego que comentó que por el momento no saben nada del alta: “No sabemos nada y no tenemos ninguna prisa”.

Al igual que el resto de familiares, Rocío Carrasco también acudió a la Fundación y es que sin duda alguna la hija de Rocío Jurado es una más en la familia Campos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.