Repsol Honda

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) intentará dar otro paso hacia su quinto título mundial de la categoría de MotoGP este fin de semana en el Gran Premio de Tailandia, novedad en el calendario del campeonato y que se disputa en un trazado de Buriram que sólo conocen de tres días de test en febrero.

El trazado tailandés abre el tramo final del Mundial y la siempre clave gira transoceánica, donde, tras esta carrera, habrá otras tres consecutivas (Japón-Australia-Malasia) sin descanso antes del cierre en el Ricardo Tormo de Cheste (Valencia), a donde espera llegar el de Cervera con una nueva corona en su poder tras lo visto durante la temporada. Sin embargo, deberá vigilar los fallos y, sobre todo, las caídas que en este momento pueden costar muy caro por la ausencia de tiempo de recuperación.

El catalán ha controlado bastante bien todo el campeonato y su sexta victoria del año en el Gran Premio de Aragón le deja muy cerca de volver a saborear la gloria. Así, a Tailandia llega con casi tres carreras de ventaja (72 puntos) sobre Andrea Dovizioso (Ducati) y otro triunfo más le haría llegar a la casa de Honda con su primera ‘bola de título’.

De todos modos, la cita asiática no se presenta sencilla. El diseño del trazado favorece teóricamente más a la Desmosedici de su principal rival, aunque su Honda apenas ha flojeado esta campaña y fue la moto que mandó en los tests de febrero para conocer el nuevo circuito. El primer día lo hizo a través de Cal Crutchlow, el segundo fue el propio ilerdense y el tercero su compañero Dani Pedrosa, que se marchó con el mejor tiempo combinado.

En cambio, Ducati no tuvo tan buenas sensaciones. ‘Dovi’, que recordó este jueves que el agarre fue muy bajo en aquella ocasión, sólo pudo estar cerca de Márquez el primer día y dejó el test sin poder bajar de la barrera del 1:30 como sus rivales.

Tras no poder recortar puntos en MotorLand Aragón, el de Forlimpopoli sabe que lo tiene muy complicado y que además de la victoria necesita algún fallo del líder en una carrera donde se prevé un asfixiante calor que pondrá a prueba a pilotos, máquinas y, principalmente, las gomas.

El Mundial está entre estos dos pilotos ya que el tercer clasificado, Valentino Rossi (Yamaha), está a 86 puntos y, pese a las matemáticas, sin opciones visto el pobre rendimiento de la ‘M1’, que lleva ya 23 Grandes Premios sin ganar.

Al cuarto, Jorge Lorenzo (Ducati), también le respalda aún la calculadora, pero acude a Buriram mermado en su físico por la caída sufrida en la primera curva de MotorLand, que le enzarzó en una polémica con Márquez y que le dejó con una lesión en los dedos de su pie derecho.

El balear tiene el ‘OK’ médico, pero se probará en los libres y decidirá si arriesga o se reserva para lo que queda. No rindió tampoco bien en el test y tras dos Grandes Premios sin puntuar, Maverick Viñales (Yamaha) le ha igualado en la general y ambos tienen a 29 puntos el tercer puesto de la general.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.