Los últimos 12 controladores aéreos de Baleares que estaban investigados por el caos aéreo provocado en el puente de la Constitución de 2010 han admitido un delito de abandono de puesto de trabajo y se han conformado con una pena de multa de 15.000 euros cada uno, tras haber llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal.

En esta, la última jornada del juicio que ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Baleares, también han sido absueltos siete controladores más que no habían aceptado los cargos por distintas circunstancias.

Durante esta semana, han pasado en distintos grupos los 80 controladores que estaban investigados por estos hechos. En total, han aceptado multas que superan el millón de euros. La Fiscalía ha aceptado este pacto global después de que haya sido aceptado por todos los investigados a quienes no les retiraba los cargos.

Cabe destacar que en concepto de indemnización a los pasajeros afectados por el caos aéreo de diciembre de 2010, los controladores ya han destinado un total de 15 millones de euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.